Los perros llevan conviviendo con nosotros casi desde los albores de la humanidad. Ya en aquellos tiempos asumieron diferentes roles como los de pastor del rebaño, guardián vigilante o acompañante de los hombres durante la caza. En épocas más modernas es muy frecuente encontrar perros-policía, capaces de realizar tareas tan especializadas como la de buscar personas desaparecidas o la de localizar drogas y explosivos.

Las características de las diferentes razas caninas catalogadas alrededor del mundo fueron creadas para cumplir unas funciones específicas, lo cual es todavía apreciable observando la fisionomía y el aspecto de algunas variedades de perros. En la actualidad, la FCI (Federación Cinológica Internacional) reconoce hasta 340 razas de perro diferentes..

Dado que nos encanta viajar, desde ahora tenemos páginas con alojamientos vacacionales que admiten perros en tus destinos favoritos. Sólo en España, contamos con miles de apartamentos para mascotas. Si vives en Madrid, te recomendamos nuestra guía de la capital con 15 bares en los que puedes disfrutar de la compañía de tu perro. Por otro lado, ya que organizar nuestras vacaciones no resulta tan sencillo, ¡atentos a nuestra guía para viajar con perros! Y aprovechando nuestra afición por los animales, hemos pensado en ofrecerte un viaje por el mundo a través de algunos de los perros más icónicos y representativos de sus países de origen. Si te gustan los perros, ¡no te pierdas detalle!

Bélgica: Perro de San Huberto (Bloodhound)

Todo un sabueso, el Bloodhound es una raza muy apreciada

Criado en sus inicios por los monjes del monasterio belga de Saint-Hubert llegó a Inglaterra en el siglo XI, donde recibió el nombre popular de Bloodhound por el que se le conoce mayoritariamente en nuestros días. El motivo de este segundo apodo no está del todo claro.

En cuanto a su personalidad, se podría decir que el Bloodhound es dócil, cariñoso e inteligente. Su anatomía le permite olfatear a ras de suelo sin tener que agacharse, lo que facilita su labor rastreadora, principal característica de los sabuesos. Es capaz de encontrar un rastro y seguirlo aunque ya hayan pasado unos días.

Alemania: Braco de Weimar

El Braco de Weimar destaca por el brillo de su pelaje

El origen de su nombre lo encontramos en el gran Duque Carlos Augusto de Sajonia-Weimar-Eisenach, de la Alemania del siglo XIX. Los cachorros de esta raza tienen todos los ojos de un color azul brillante, que pasa a ser ámbar claro o ámbar oscuro conforme van alcanzando una edad avanzada.

El Braco cuenta con un carácter cariñoso y versátil y era empleado tradicionalmente como perro de caza. Se trata de un perro que requiere una gran cantidad de ejercicio físico y al que conviene limpiar los oídos con frecuencia para evitar infecciones.

Francia: Bichón Frisé

Pocas razas de aspecto tan esponjoso como el Bichón Frisé

El Bichón se caracteriza, principalmente, por su pelo sedoso y rizado, de un intenso color blanco. Ello implica que este perro requiere de unos cuidados frecuentes en lo que se refiere al pelo si no queremos enfrentarnos al problema de los enredos.

En lo referente a su carácter, esta raza destaca por estar siempre animado, además de por su inteligencia, lo que facilita en gran medida su adiestramiento. A pesar de tratarse de un perro de pequeño tamaño, es de destacar también su paciencia, valor y su capacidad de atención.

Inglaterra – Bedlington Terrier

El aspecto del simpático Bedlington puede recordar al de un corderito

Especializada desde sus inicios en la caza de ratas y ratones, esta raza de origen británico se convirtió de inmediato en la preferida de pequeños comerciantes, aunque también era frecuente encontrar a estos perros acompañando a los mineros. Su simpático aspecto convierte a los Bedlington en un cotizado animal de compañía más allá de sus cualidades para acabar con las plagas de roedores.

Italia: Mastín Napolitano

Este imponente mastín puede ser el mejor amigo de la familia

Estos perros de imponente aspecto son descendientes directos de los conocidos como perros de guerra romanos, o Molosser. En tiempos del Imperio Romano estos canes se enfrentaban tanto a guerreros como a animales salvajes. En la actualidad, su labor está más ligada a la vigilancia, como perro guardián de parcelas o viviendas.

En algunos países como Austria o Alemania, el Mastín Napolitano se encuentra incluído en la lista de perros potencialmente peligrosos, aunque también destacan por ser perros muy fieles y familiares.

Croacia: Dálmata

Los dálmatas son unos perros de dibujos animados

El Dálmata es, gracias al cine y la televisión, una de las razas más famosas del mundo. Además de la mítica película, a su fama contribuye también, como no podía ser de otra forma, su característico pelaje moteado, prácticamente único en el universo canino. Sus llamativas motas no aparecen en los cachorros hasta transcurridos unos días del nacimiento. Después de un año del mismo, el pelaje se mantiene siempre igual.

En lo que se refiere a su carácter, se les puede calificar de sociables y más que aptos para la vida en familia. También destacan por su extraordinaria sensibilidad, por lo que se ha de tener especial cuidado durante su adiestramiento.

Países Bajos: Pastor Holandés

El fiel pastor holandés es un perro muy inteligente

Este perro de tamaño mediano y buena musculatura es una raza que no se ve todos los días, por lo que todavía es desconocida para parte del gran público. Muchas de sus características, tanto físicas como temperamentales se asemejan en parte al pastor alemán, siendo prácticamente igual de eficaz en la vigilancia. Además, su carácter es muy afectuoso, atento y activo, convirtiéndose enseguida en un miembro más de la familia.

Se trata de un perro que gusta de participar en competiciones deportivas caninas y que puede ser utilizado en equipos de rescate por su inteligencia y capacidad olfativa.

Polonia: Pastor de Tatra

De aspecto parecido al Montaña del Pirineo, el Pastor de Tatra también es asociado a regiones montañosas

El Pastor de Tatra destaca por su blanco y espeso pelaje que cuenta, además, con una característica muy práctica: no precisa de ser lavado, pues la suciedad se acaba desprendiendo de él nada más secarse. Tampoco necesita ser cepillado con regularidad, otra ventaja más para sus dueños.

Como perro de pastoreo, su función original y que se mantiene hasta nuestros días en los Montes Tatras del sur de Polonia, su principal cometido suele ser el de proteger el ganado de otros animales salvajes, como el lobo.

Suiza: Gran Boyero Suizo

De aspecto tosco, el Gran Boyero es un gran perro guardián

En Suiza existen varias razas dentro de lo que podemos englobar como “perros de montaña suizos”. El Gran Boyero es una de las variedades de mayor tamaño, aunque sin llegar al peso que alcanzan colosos de estas regiones como el famoso San Bernardo.

Este perro es, ante todo, un excelente perro familiar, para lo que debe ser educado desde muy temprana edad. Así mismo, una cantidad razonable de actividad física y entrenamiento se hace necesario dada la energía que precisa descargar este animal. Su característico y potente ladrido es uno de sus principales recursos cuando se trata de tareas de vigilancia. También es habitual encontrarle tirando de trineos en la nieve.

España: Dogo Canario

El Perro de Presa Canario es uno de nuestros perros más internacionales

En nuestro país contamos con una amplísima diversidad en lo que se refiere a razas caninas, desde los tamaños más grandes, como el mastín hasta los más pequeños, como el ratonero valenciano. Una de las razas más representativas de España es el Dogo Canario, perro que suele causar intimidación por su tamaño y porte aunque lo cierto es que en el ámbito familiar se revela como un miembro de lo más cariñoso. Los orígenes del también conocido como Presa Canario se remontan hasta los siglos XVI y XVII y en sus inicios recibió herencia genética de otros perros, tanto canarios, como el majorero como de la Península Ibérica, como el Alano.

Uno de los puntos claves para el desarrollo de un dogo canario ha de ser su educación, proceso durante el cual se ha de ser constante y no dejarse intimidar por la personalidad del animal. De esta forma, contaremos con un compañero de lo más fiel y protector.

Irlanda: Lobero Irlandés

Originalmente conocido como Irish Wolfhound, ya en la Edad Media era un perro asociado a la nobleza de la época. En las jornadas de caza de esta élite el Lobero se enfrentaba a lobos y a osos, revelándose como un útil compañero de cacería.

A pesar de lo imponente de su tamaño (no en vano se le considera pariente del Gran Danés), lo cierto es que el Lobero Irlandés es de lo más dócil, hasta el punto que resulta un excelente compañero de juegos para los niños, siempre teniendo en cuenta el gran peso que pueden llegar a alcanzar. En definitiva, un gran perro, manso e ideal para un ambiente familiar.

Finlandia – Spitz Finlandés

El Spitz adora la nieve y el frío

El simpático Spitz es un compañero perfecto para tareas de búsqueda. Cuenta con una capacidad extraordinaria para el rastreo en condiciones de nieve y frío extremos, elementos en los que se mueve como pez en el agua. Es por ello que ha sido utilizado tradicionalmente en cacerías.

En lo que se refiere a la vida doméstica y familiar, estamos ante otro fiel compañero que hará buenas migas tanto con los más mayores como con los más jóvenes. Su carácter puede llegar a ser algo testarudo, por lo que se recomienda una educación más bien concienzuda.