En Wimdu amamos las casas. A todas, sin excepción, incluso si están encantadas. Nuestra geografía está sembrada de historias y leyendas. Algunas de esas historias nacieron a la sombra de sucesos escalofriantes; otras, por el contrario, lo hicieron debido a la necesidad de explicar lo inexplicable. Sea como sea, todos hemos oído hablar de casas encantadas en nuestro pueblo o ciudad. Sería imposible recopilarlas todas, pero hoy, en Wimdu queremos llevaros de paseo por algunas de las casas, mansiones y edificios más siniestros del país. Para ello, hemos recopilado las 13 casas encantadas más famosas de España en este terrorífico mapa interactivo, que esperamos que os guste… Y si os atrevéis, acercaos a conocerlas con precaución. Pero antes de entrar, no olvidéis preguntar… ¿Hay alguien ahí?

¿Te gusta esta mapa interactivo? ¡Compártelo en tu web copiando y pegando el siguiente código!

1- El Cortijo Jurado (Campanillas, Málaga)

Esta vieja casona neogótica ubicada en Campanillas, posiblemente sea la casa encantada más famosa de España. En torno a ella giran toda clase de leyendas que, junto con una serie de hechos escalofriantes y una tétrica apariencia, la envuelven en un halo de misterio.

  • Año de construcción: Desconocido (segunda mitad del siglo XIX)
  • Lugar: Campanillas XXX
  • Datos curiosos: La casa resultaba ostentosa incluso para la alta burguesía de la época. Tal fue su magnitud que llegó a tener  365 ventanas.
Jurado

Cortijo Jurado – Foto: Aeroviento vía Flickr

Historia

Incluso para la clase adinerada de la época, la casa resultaba colosal, desmesurada: ocupa una superficie de 2500 metros cuadrados dispuestos en torno a un patio central y cuenta con una capilla y un torreón-mirador, además de los correspondientes establos. Para hacerse una idea de la ostentoso de la obra, la casa contaba con 365 ventanas.

Detrás de su construcción está la poderosa familia Heredia, que junto con los Larios y otros más componían la llamada “Oligarquía de la Alameda”, un grupo de familias adineradas asentadas en Málaga. En la ciudad no era ningún secreto la pertenencia de esta saga a los Masones.

Los primeros hechos dramáticos tienen lugar entre 1890 y 1920, en los que hasta 5 chicas aparecen brutalmente asesinadas en ese espacio de tiempo en la margen de un río cercano a la propiedad. Antiguos testimonios hablan de una red de túneles que comunicarían las fincas de los Heredia y los Larios en los que supuestamente se habrían encontrado en los años 30 objetos de tortura, cosa que parece poco probable.

Años después, durante la Guerra Civil, en la finca tuvieron lugar fusilamientos. En estos años, el Cortijo Jurado se utilizó como hospital y sus sótanos sirvieron de calabozos.

Los años posteriores supusieron el abandono total de la casa. En los 70 la familia Vega Jurado se hace con la propiedad y esta acaba en ruina. Al llegar la década de los 90 un grupo de prominentes parapsicólogos se hace eco de la historia de la casa y graban espeluznantes psicofonías en las que se pueden escuchar gritos y sonidos de latigazos. La opinión pública no tardó en volver a prestar atención a la casona abandonada, que se convirtió en lugar de peregrinación de curiosos.

Uno de ellos, el joven Julio Vázquez, acudió en busca de aventuras con un grupo de amigos y allí cayó en un pozo de 30 metros de profundidad que lo dejó postrado en una silla de ruedas. De hecho, el estado ruinoso de la casa es tal que no se recomienda su visita dado el peligro real que entraña.

En sus más de 150 años de existencia, sus muros han sido testigo de toda clase de dolores y tragedias. Son muchos los que afirman ver una neblina arrastrándose por el suelo lleno de escombros o siluetas que se asoman por las ventanas.

2- Palacio de los Amézaga (Güeñes, Vizcaya)

El precioso valle en que se asienta la localidad de Güeñes tiene también una historia oscura, la de los hermanos Amézaga y su inconcluso palacio.

  • Año de construcción: En torno a 1709
  • Lugar: Güeñes, Vizcaya
  • Datos curiosos: La obra nunca llegó a acabarse
amezaga

Palacio de los Amézaga – Foto: Leire Palacios (www.gaztezulo.eus)

Historia

El palacio inacabado que ha llegado hasta nuestros días se levanta, al parecer, sobre otra casona anterior, también propiedad de los Señores de Amézaga. Cuenta la leyenda que a principios del siglo XVIII, Baltasar Hurtado de Amézaga invitó al monarca Felipe V, con quien mantenía amistad, a acudir a Güeñes y sentirse en la localidad como en su casa. El rey, airoso, le contestó que “no había en Güeñes hogar apropiado para alojar al Rey de España”. Para restituir su honor herido, Baltasar de Amézaga encargó en torno a 1709 a uno de los mejores arquitectos de la época, Martín de Zaldúa, la construcción de un imponente palacio.

Antes de la conclusión del mismo, Amézaga murió en Flandes y las obras se paralizaron. Llegados a este punto, surgen otras leyendas.
Una de ellas afirma que uno de los hijos de los Amézaga murió a causa de una enfermedad contagiosa. Tras su muerte, sus ropas fueron regaladas al hijo de una familia vecina, quien pronto enfermó y acabó también muriendo. Su madre, destrozada, acabó por perder la cabeza y los gritos y lamentos se sucedieron…incluso tras la muerte de esta.

Pasaron los años y los hijos de la familia Amézaga quisieron continuar la labor de su padre. Un tras otro fueron muriendo conforme retomaban las obras sin que se pudiese dar término al proyecto de su padre: había nacido la leyenda del “Palacio de las Brujas”.

Con los siglos la obra inacabada terminó por abandonarse. La maleza cubrió sus muros y salones y, desde entonces, los vecinos del pueblo afirman escuchar escalofriantes ruidos y lamentos de mujer.

3- Palacio de Linares (Madrid)

En pleno corazón de Madrid, bajo la atenta mirada de la Cibeles, se encuentra el impresionante Palacio de Linares. Viendo el dinamismo de esta bullicioso rincón de la capital nadie podría imaginar el oscuro secreto que guarda el palacio…

  • Año de construcción: 1877-1900
  • Lugar: Plaza de Cibeles 2, Madrid
  • Datos curiosos: Pese a que oficialmente los marqueses no tuvieron descendencia, en el jardín se mandó construir una casa de muñecas.
Casa de América

Palacio de Linares – Foto: Emilio García vía Flickr

Historia

Según la leyenda que circula por Madrid, José de Murga y Reolid, Marqués de Linares, se encontraba de paseo cuando se topó con Raimunda, hija de una cigarrera del barrio de Lavapiés. Surgió el flechazo y los dos jóvenes se enamoraron. Cuando José hizo saber a su padre sus intenciones para con la muchacha, éste, horrorizado, prohibió terminantemente el romance de su hijo con Raimunda y envió al joven a Londres, quien acabó volviendo a Madrid a por su enamorada. Según la leyenda, el motivo de la negativa de Mateo de Murga, padre de José, era que había tenido un romance años atrás con una cigarrera, fruto del cual nació Raimunda: el azar, caprichoso, quiso que los jóvenes se encontraran y se enamoraran sin saber que eran medio hermanos.

No obstante, a la muerte de Don Mateo, los jóvenes contrayeron matrimonio.

La historia popular continúa con el nacimiento, fruto de la unión incestuosa de ambos, de la pequeña Raimunda. La tradición oral afirma que la pequeña fue asesinada por sus padres para evitar el escándalo y sus restos posteriormente emparedados. Otros afirman que Raimundita fue enviada a un hospicio y que visitaba con asiduidad el palacio.

No obstante, la historia oficial es bien distinta: en el testamento de los marqueses no aparece descendiente alguno. La fortuna familiar pasa a una única heredera universal, la hija del abogado del marqués y ahijada de este: Raimunda Avecilla y Aguado.

Entonces, si los marqueses realmente no tuvieron descendencia, ¿para qué mandaron pues construir una casa de muñecas en el jardín de palacio?

4- Casa Lercaro (La Laguna, Tenerife)

Nos trasladamos a Tenerife, a la histórica ciudad de La Laguna, a menudo cubierta de una gris niebla, donde en el siglo XVI un amor impuesto terminó en tragedia. Es la historia del fantasma de Catalina Lercaro.

  • Año de construcción: Finales del siglo XVI
  • Lugar: Calle San Agustín 22, San Cristóbal de la Laguna (Tenerife)
  • Datos curiosos: En el patio de la casa hay un tétrico pozo al que, según la Leyenda, se arrojó Catalina Lercaro para acabar con su vida.
Palacio de Lercaro (Museo de Historia y Antropologia de Tenerife)

Casa Lercaro – Foto: Tony Bowden vía Flickr

Historia

Este palacio fue propiedad de una familia de prósperos comerciantes italianos, los Lercaro. Según la leyenda, Catalina Lercaro es obligada por su padre a casarse con un hombre de buena posición pero que era mucho mayor que la joven. El día en que se había de celebrar el matrimonio, Catalina, desesperada, decide acabar con su vida arrojándose al pozo del palacio. Dado que se trataba de un suicidio, la Iglesia negó a la familia dar a su hija una sepultura cristiana, por lo que esta fue enterrada en una de las estancias de la casa.

Hundida en la tristeza y señalada por la población local, la familia decide abandonar la casa y trasladarse a la ciudad de La Orotava, donde levantaron otro palacio. Sin embargo, el espíritu atormentado de Catalina se negó a abandonar la casa. En 1993 se llevan a cabo trabajos de restauración en el palacio con objeto de albergar el Museo de Historia de Tenerife. A raíz de las obras, varios testigos comienzan a relatar fenómenos inexplicables.

Varios trabajadores del Museo de Historia de Tenerife relatan actividades paranormales en el mismo. Vasos que explotan, cambios drásticos de temperatura, pasos en habitaciones cerradas… En lo que muchos coinciden es en la visión de una joven en momentos en los que no debería haber nadie. 

Parece que Catalina quiere estar sola…

5- Sanatorio de la Alfaguara (Alfacar, Granada)

La historia de este sanatorio, hoy en ruinas, está ligada a un nombre que aún hoy resuena por las calles de Granada: Doña Berta Wilhelmi.

  • Año de construcción: 1923
  • Lugar: Sierra de la Alfaguara, Alfacar (Granada)
  • Datos curiosos: Berta Wilhelmi, quien mandó construir y gestionó el sanatorio, era de origen alemán. La voz que se recoge en las psicofonías grabadas no pronuncia bien la letra R.
Hospital de Berta

Sanatorio de la Alfaguara – Foto histórica: Víctor del Pozo

Historia

Este sanatorio fue una obra altruista de Doña Berta Wilhelmi, filántropa, feminista y refinada señora vinculada a la alta burguesía granadina. Inaugurado en 1923 en la Sierra de la Alfaguara, Granada, el complejo tenía dos plantas. Estaba equipado con lo más moderno de la época y constaba de 24 salas para hombres y mujeres. Tenía agua corriente, calefacción y electricidad y disponía de consultas de cirugía general y otorrinolaringología, cocina, almacenes, cuartos de baño, lavandería, solarium etc.

Más adelante, en 1926 se abrió un pabellón infantil al que se le puso el nombre de su difunto hijo, Luís Dávila Wilhelmi. El centro estuvo funcionando hasta la Guerra Civil a cargo de la amiga personal de Berta, Helene Bickman Alterhoff. Se desconoce con seguridad los motivos por los que dejó de funcionar.

La Sierra de la Alfaguara, en la que se encuentra en sanatorio, es un destino muy popular entre campistas y montañeros. Muchos de estos, atraídos por el terrorífico encanto que siempre suscitan estas ruinas, afirman haber visto una figura vestida de blanco rondando las estancias. Incluso se ha llegado a fotografiar una silueta y se han recogido escalofriantes psicofonías. En una de ellas una voz se presenta como “Berta” y no pronuncia bien la letra r.

6- Preventorio de Aigües de Busot (Alicante)

A no demasiados kilómetros de la soleada Alicante y resguardada por las montañas, se encuentra la localidad de Aguas de Busot, famosa por sus aguas medicinales. Pero el pueblo también es famoso por la historia de su antiguo hospital de tuberculosos, no tan clara como sus aguas…

  • Año de construcción: 1838
  • Lugar: Aigües de Busot (Alicante)
  • Datos curiosos: Concebido como hotel de lujo, sus salones pasaron de acoger a la aristocrácia a servir de sanatorio para niños tuberculosos.
Preventorio Aigües de Busot

Preventorio de Aguas de Busot – Foto: Adriano Agulló vía Flickr

Historia

La historia de este imponente edificio, hoy abandonado, comienza en pleno siglo XIX, cuando el Conde de Casas Rojas decide construir un hotel de lujo en una zona famosa por sus aguas termales junto a Alicante. El llamado Hotel Miramar Estación de Invierno estaba provisto con todos los lujos de la época: balneario, casino, sala de fiestas, instalaciones deportivas… En él se daba cita lo más granado de la alta sociedad española; incluso la propia Familia Real visitó sus instalaciones. El hotel balneario estuvo en funcionamiento hasta 1920 (según la leyenda, el Conde lo perdió en una partida de póker).

En 1936 estalla la Guerra Civil y el Estado pasa a ser titular del hotel, que adquirió una función totalmente diferente de aquella para la que había sido concebido: hospital tuberculoso infantil. Y tal uso tuvo hasta que allá por 1967 cerró sus puertas dado que la enfermedad había dejado de ser una lacra.

No obstante, tal y como recogen los testimonios de algunos niños, la vida en el lugar tuvo que ser realmente difícil. De hecho, algunos de los niños que fueron tratados durante los 50 y 60 en el preventorio hablan del maltrato físico y psicológico sufrido por parte de sus cuidadoras, como golpes, humillación a los niños que se orinaban en la cama etc.

Hoy abandonado, la leyenda habla de la figura de una mujer vestida de blanco que se aparece por los pasillos del preventorio. La Dama Blanca, como se la conoce, reía cuando todo iba a ir bien y lloraba cuando se acercaba la calamidad… También son muchos los que afirman haber sido testigos de sucesos inexplicables, como voces, sombras que se mueven y reflejos misteriosos en espejos.

7- Casa de los miedos (Guía, Gran Canaria)

No todas las casas encantadas son grandes mansiones, pues el miedo no entiende de clases sociales. La llamada “Casa de los miedos” en Guía, al norte de Gran Canaria, da fé de ello.

  • Año de construcción: Desconocido, posiblemente primer tercio del siglo XX
  • Lugar: Guía, Gran Canaria
  • Datos curiosos: Afirman que aún se escucha el cacareo de las gallinas del corral, aunque este lleve años abandonado.
Casa de los Miedos

Casa de los Miedos de Guía – Foto: Tenerife Paranormal

Historia

Se desconoce cuándo comenzó la historia de esta casa, hoy en ruinas. Está ubicada en una zona humilde y campesina de Gran Canaria. En el pueblo se habla de una pareja de recién casados que habitó en la casa. Se trataba de gente malhumorada y de una gran codicia que engañaron a varios vecinos del pueblo para hacerse con su dinero. Una noche, los vecinos que habían sido timados acudieron a la casa llenos de indignación y, como castigo ejemplar, mataron a las gallinas y al ganado que la pareja poseía. Al estruendo de la matanza acudió la pareja, que acabó por correr la misma suerte que sus gallinas y murieron a manos de aquellos a quienes habían timado. Pese a la tranquilidad reinante en las noches del pueblo, nadie salió en su auxilio pues las peleas entre ambos eran bastante habituales.

La casa fue habitada una y otra vez y todos los moradores acababan por abandonarla debido a los ruidos de cadenas, golpes y estruendo que los despertaba cada noche. Incluso afirmaban escuchar el incesante cacareo de las gallinas en el corral, ya vacío…

El paso del tiempo ha consumido la casa y ha dejado imágenes, como la de la ilustración, que invitan a mantenerse alejado de ella.

8- Casa de los Bayón (El Rayán, Asturias)

A comienzos del siglo XX, una acomodada familia leonesa afincada en Rayán, Asturias, sufrió uno de los episodios de Poltergeist más famosos de la historia de España, tanto, que la historia ha llegado incluso a nuestros días.

  • Año de construcción: desconocido, probablemente finales del siglo XIX
  • Lugar: El Rayán, Asturias
  • Datos curiosos: El de los Bayón, es el primer caso mediático de Poltergeist de que se tiene constancia en España.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Casa El Rayán – Foto: David Madrazo

Historia

Una noche de 1915, el llanto de su hijo despierta a Concepción González y a su marido Eusebio Bayón, quienes acuden a la habitación del pequeño y descubren, aterrorizados, cómo la cuna se movía sola con gran violencia.

Los hechos se sucedieron durante varias noches hasta que Eusebio comentó lo ocurrido a varios vecinos del pueblo y uno se ofreció para guardar vela junto al pequeño. Cuando de madrugada vuelven a producirse los acontecimientos, el vecino intenta frenar la cuna sin conseguirlo y acaba en el suelo despedido por la fuerza de la misma. Desde entonces los fenómenos en la casa se multiplicaron: ruidos de cadenas, objetos que se movían solos, sonidos que salían de dentro de los muros…

Tal magnitud alcanzaron los acontecimientos que la misma Guardia Civil tuvo que intervenir, haciendo guardia en la casa y frente a ella. Algunos salieron despavoridos ante los hechos.

Una noche, Concepción se volvió a despertar entre sueños. Su marido le preguntó a dónde iba a lo que ella respondió: ¿No oyes que me llaman?

Estuvo de pie, sola, en la habitación contigua durante un largo tiempo. Nunca quiso decir con quién o qué habló, pero sí dijo que tenían que ir a Camplongo, León, a escuchar misa y poner velas. Dijo que si contaba más sobre lo sucedido, los sucesos volverían a repetirse.

Concepción murió a los 103 años llevándose el secreto a la tumba.

9- Masía Can Busquets (Sils, Gerona)

Una preciosa masía de época comida por la maleza y abandonada a su suerte. En sus muros aún resuenan los disparos de que la zona fue testigo durante la Guerra Civil y las voces de los niños que acudían cada mañana a la escuela cercana.

  • Año de construcción: 1886-1900
  • Lugar: Sils-Vallcanera
  • Datos curiosos: En la masía se han registrado psicofonías tanto en castellano como en catalán.
Can Busquets

Masía Can Busquets – Foto: Buscadores de Fantasmas

Historia

A finales del siglo XIX Rafael Baster y Llagostera encargó la construcción de una preciosa casa de recreo. La enorme finca también contaba con una capilla, una casa para el servicio y una escuela infantil.

La villa modernista tenía suntuosos salones, uno de los cuales contaba con una preciosa chimenea adornada con ángeles y gárgolas. También se dispuso un sistema de canalización y se construyó un lago de recreo en la propiedad, lo cual nos da idea de la fortuna que la familia pudo amasar con su negocio de transporte marítimo en Marsella.

Llegó la terrible Guerra Civil y, como en todo el país, la tragedia se cierne sobre Can Busquets. La gente de pueblo habla de tiroteos en la finca entre el bando sublevado y el republicano. Otros afirman que dos familias se mataron entre sí por cuestiones de herencia. La historia real no arroja luz sobre ninguna de esas dos afirmaciones, si bien es cierto que en la zona la contienda fue especialmente cruenta. La leyenda de la finca continúa con varias muertes, una chica ahorcada en un árbol, un drogadicto encontrado muerto junto a la chimenea…

Tras caer la casa en estado de ruina en los 50, fueron muchos los que se acercaron a ella atraídos por el halo de misterio que la rodea. Dicen que en las noches se oyen sonidos de disparos y voces de niños. De hecho, se han recogido algunas psicofonías tanto en castellano como en catalán. Otros afirman que al pasar por la propiedad las motocicletas se detienen y no consiguen arrancar hasta abandonar la finca.

10- Hospital “La Cigüeña” (Valencia)

Viendo su bonita fachada adornada con la escultura de una cigüeña portando un bebé, símbolo universal de la maternidad, nada hace pensar la oscura leyenda que alberga la actual Consejería de Asuntos Sociales. Pero si oscura es la leyenda, más lo es su historia.

  • Año de construcción: 1926 (con remodelación total en 1951)
  • Lugar: Paseo de la Alameda 16, Valencia
  • Datos curiosos: La triste fama de este hospital se debe al escándalo de los “bebés robados” en las décadas de los 70 y 80.
Ciweña

Hospital “La Cigüeña” – Foto: Kiko Alario Salom vía Flickr

Historia

El popularmente conocido como “Hospital de la Cigüeña” funcionó como maternidad hasta la década de los 70. Saltó a la fama el 22 de marzo de 1990 cuando el diario Las Provincias publicó los testimonios de varios vigilantes de seguridad que afirmaban haber experimentado fenómenos paranormales en sus dependencias.

Jose Antonio C., quien trabajó para Protecsa, la empresa de seguridad encargada de la vigilancia de la Consejería, afirmó haber sentido una fuerza que chocó literalmente contra él hasta en 3 ocasiones. Jose Antonio solía hacer la ronda a oscuras, alumbrándose únicamente con una linterna, por lo que decidió bajar a una planta en la que hubiera luz. Allí fue testigo de cómo el ascensor se ponía en marcha sólo.

La noche siguiente, escuchó unos golpes rotundos que venían de una planta superior y que según él parecían intencionados. Estos golpes continuaron en otras ocasiones aunque él era la única persona que quedaba en el edificio, al igual que unos sonidos parecidos al llanto de un niño y la visión de una figura antropomorfa deslizándose por la escalera.

Otros vigilantes (y se cuenta que incluso un consejero) vivieron espisodios similares con el ascensor, que pese a las inspecciones técnicas continuaba funcionando solo. Además, hablan de cambios bruscos de temperatura, aparatos que se encendían solo y de la peresencia de la llamada “Dama Rosa”.

La Dama Rosa

Algunos trabajadores de la Consejería contaban al diario Las Provincias haber visto a una señora alta y embarazada que llevaba un vestido rosa y lloraba desconsolada buscando a su hijo. Los informes del antiguo hospital maternal de “La Cigüeña” sólo recogen la muerte de dos mujeres y sólo una de ellas dió a luz: su nombre era Lourdes, esposa de uno de los médicos del hospital.

Niños robados

Pero en ocasiones, la realidad es más triste que cualquier leyenda. Años después de que saliesen a la luz los supuestos fenómenos paranormales el Hospital de la Cigüeña volvió a resonar en los medios debido al escándalo del robo de niños en la década de los 70.

La mayoría de los casos registrados se produjeron en este hospital. El modus operandi era siempre el mismo: los padres biológicos eran informados de la muerte del recién nacido y no le permitían ver el cuerpo, aduciendo que ellos se encargarían del sepelio para ahorrarles sufrimiento. Por otra parte, la trama compuesta por doctores, enfermeras y matronas, algunas de ellas religiosas, daban esos recién nacidos a familias adineradas que no podían tener hijos. Los precios oscilaban entre las 50.000 y las 250.000 pesetas. Estos padres pensaban estar tramitando una adopción rápida, pues a menudo eran informados de que la madre había muerto o no quería al bebé. El escándalo saltó a los rotativos hace pocos años y aún hoy en día continúan apareciendo casos nuevos.

11- Casa de las Sirenas (Sevilla)

Esta preciosa mansión de estilo francés situada en el corazón de Sevilla está coronada por dos enigmáticas figuras mitológicas. Su historia, igualmente enigmática, está marcada por la tragedia.

  • Año de construcción: 1864
  • Lugar: Alameda de Hércules, Sevilla
  • Datos curiosos: La triste fama de este hospital se debe al escándalo de los “bebés robados” en las décadas de los 70 y 80.
Casa de las sirenas

Casa de las Sirenas – Foto: Leyendas de Sevilla

Historia

La casa, obra del arquitecto Joaquín Rodríguez Ayarragaray, fue levantada en 1864 por encargo del Marqués de Esquivel. Con su ático abuhardillado y sus tejados de pizarra, seguía una estética claramente francesa que se diferenciaba del resto de mansiones que jalonaban la Alameda de Hércules.

Seis años después de su inauguración, el marqués vende la propiedad y esta fue cambiando de manos e incluso llegó a funcionar, durante un tiempo, como casa de citas. Una de las familias que habitó hasta los años 50 esta casa fueron los Portilla, una familia bien avenida que, según la leyenda, tenían un hijo homosexual. Éste habría negado su condición al considerarla pecaminosa, por lo que se recluyó en la casa sufriendo hasta el fin de sus días.

Otra leyenda cuenta que el joven no se enclaustró voluntariamente, sino que la familia, avergonzada de la “mancha” que supondría en su buen nombre, lo mantuvo encerrado, cuentan que incluso maniatado, durante años.

La casa quedó abandonada y en los años 80 sus techos desvencijados se vinieron abajo. Las hermosas rejas que cubrían sus ventanas fueron robadas y las esculturas de las sirenas que le dieron nombre a la propiedad acabaron en casa de un anticuario de Castilleja de la Cuesta.

Es entonces cuando comienzan los rumores de que la casa está encantada; voces, figuras que vigilaban a los viandantes desde las ruinosas ventanas…Parecía que el sufrimiento del joven había impregnado el palacete. En 1992 el Ayuntamiento de Sevilla inicia los trabajos de demolición y reconstrucción de la finca y la convierte en un centro cultural. Es entonces cuando los sucesivos guardias de seguridad del edificio afirman ver una figura que deambula y siempre se dirige a las antiguas caballerizas de la casa.

12- Hospital del Tórax (Tarrasa, Barcelona)

Todo un clásico de la España más negra. Este antiguo hospital registró en su día la tasa de suicidios más alta del país, posiblemente desesperados por el aislamiento al que se veían sometidos.

  • Año de construcción: 1952
  • Lugar: Tarrasa, Barcelona
  • Datos curiosos: Durante los años en los que estuvo operativo, el hospital registró el mayor índice de suicidios del país.
Hospital del Tórax

Hospital del Tórax – Foto: Adriano Agulló vía Flickr

Historia

El edificio

Inaugurado en 1952, el Hospital del Tórax nació como respuesta (algo tardía) a la gran cantidad de enfermedades respiratorias que había en Cataluña. Sin embargo, los nuevos tratamientos contra la tuberculosis y otras enfermedades pulmonares hicieron inncesario el centro 18 años después, por lo que pasó a ser un hospital general. El recinto, rodeado de pinares, contaba con dos alas principales y nueve plantas. Tenía una extensión de 60.000 m2 y 1.500 habitaciones. Tras su cierre en 1997 cayó en desuso hasta que se restauró para albergar el Parque Cinematográfico de Cataluña.

“La Jungla”

Durante los años en los que estuvo operativo, el hospital registró el mayor índice de suicidios del país. Algunos enfermos, atormentados por una larga enfermedad o por el abandono al que se veían sometidos, se arrojaban desde la novena planta al frondoso jardín, al que se le llamaba “la jungla” debido a los gritos de éstos al caer.
Los pacientes vivían casi recluidos y el único contacto que mantenían con el exterior era telefónico o mediante la emisora de radio del centro. Las estadísticas nos dejan una imagen muy siniestra: el enfermo permanecía una media de un año en el hospital hasta su muerte, por enfermedad o suicidio.
En el año 2003, cuando el centro había caído en el total abandono, la Guardia Civil detuvo a un joven de 19 años por robar un feto que encontró sumergido en formol en un almacén en el que había otros restos humanos.

Un lugar en el que ha habido un sufrimiento tan intenso no podía quedar libre de leyenda. Los trabajadores del antiguo hospital relataban pasos inexplicables cuando se encontraban solos haciendo sus rondas. Una vez que el edificio queda en desuso, muchos investigadores de lo paranormal comienzan a grabar psicofonías; según estos, en el jardín conocido como “la jungla” se recogieron gritos. Otra zona con especial actividad paranormal fue la capilla, en la que, según muchos, se celebraron rituales satánicos cuando el hospital fue abandonado.

Sea como sea, el Hospital del Tórax es hoy un estudio cinematográfico en el que se han grabado muchas películas de terror, como “Frágiles”, “Los ojos de Julia” o la segunda y cuarta entrega de [REC]; y es que a veces la realidad es el mejor decorado para la ficción.

13- Hospital Verge del Toro (Mahón, Menorca)

Clausurado en 2007 tras más de 60 años de actividad, el Hospital Verge del Toro de Mahón vivió una serie de fenómenos inexplicables que hicieron que la propia Guardia Civil tuviera que intervenir sin que al final quedase nada claro.

  • Año de construcción: 1956
  • Lugar: Mahón, Menorca
  • Datos curiosos: De lo sucedido aquella madrugada de 2007 se levantó un acta policial en la que los agentes dan expusieron hechos completamente inexplicables.
Verge del Toro

Hospital Virgen del Toro de Mahón – Foto: Bini Magazine

Historia

En la madrugada del 6 de noviembre de 2007, la Guardia Civil de Mahón recibe el aviso del vigilante de seguridad de turno del Hospital Verge del Toro de Mahón, que afirmaba que había ruidos y sospechaba que algún ladrón se habría colado en el hospital, clausurado unos meses atrás.
Cuando la Guardia Civil se persona allí, se entrevista con el vigilante y comienza a inspeccionar el edificio. De lo que vieron y oyeron aquella noche, levantaron un acta en la que se relatan los hechos inexplicables de que fueron testigos:

Pensamos que eran ladrones que se habían colado y empezamos a inspeccionar el hospital. En la quinta planta vemos luces que se encienden y apagan, y subimos. Pero no hay nadie. Sin embargo, escuchamos de repente risas y susurros. Entonces pensamos que los ladrones están escondidos y pedimos refuerzos”

Es entonces cuando se incorpora a la ronda la Policía Nacional. Allí, los 8 efectivos desplegados, incurren en que hay muebles y material quirúrgico pesado que ha sido desplazado de las habitaciones a los pasillos en el transcurso de 10 minutos que hubo entre ambas rondas:

“Desde la primera inspección habían pasado diez minutos y era imposible que alguien los hubiera movido porque habríamos escuchado el ruido. Una cama que habíamos visto en un cuarto de repente estaba en medio del pasillo”.

Se incorpora el Grupo Cinológico a la investigación y comienzan a inspeccionar las instalaciones con un perro adiestrado. El animal se comporta de manera extraña:

“No quiere salir. Está muy nervioso y hace movimientos muy fuertes. El guía le da tirones, para que salga, pero el animal se frena. El experto canino le arroja un juguete al pasillo, de los utilizados con los perros adiestrados, pero el can sigue paralizado. «Fue inaudito, nunca pasa. Le tiras el juguete al fondo del mar y va a por él. Nos quedamos muy sorprendidos”.

Según relató el agente, a continuación se encendieron de manera repentina las luces de la planta y, primero sorprendidos y luego aterrados, fueron testigos de la aparición y desaparición de una figura que parecía humana:

Era alta, delgada y vestía con una especie de camisón. El pelo lo llevaba muy largo, le cubría medio hombro y se asomaba, temerosa”.

Estando a apenas 25 metros de ella, le dan el alto y le piden que se identifique. La sombra no reacciona y de nuevo le piden que se detenga e identifique. Los agentes sacan sus armas y la encañonan:

“No reacciona en absoluto, sólo nos observa. De repente, desaparece. Vamos a esa esquina y ya no está. Lo más increíble es que están todas las puertas y ventanas selladas. Esa quinta planta era para enfermos mentales, así que las medidas de seguridad eran muy estrictas.”

Foto portada: “Ghost” – Rob Prouse vía Flickr