¿Quién dijo que era necesario apuntarse al gimnasio para entrenar y mantenerse en forma?

Los motivos que empujan a cada vez más gente a ejercitarse fuera del gimnasio son varios: desde no tener un gimnasio cerca de casa, la falta de tiempo o, simplemente, el deseo de hacer deporte al aire libre.

Sin embargo, pocos imaginan que un buen entreno en casa puede proporcionarnos unos grandes beneficios a nivel físico y mental, hasta el punto de que pueden sustituir perfectamente al clásico gimnasio en lo que se refiere a ganar masa muscular o perder peso, con el ahorro de dinero y tiempo que esto supone. Además, ¡resulta mucho más sencillo de lo que piensas!

Si eres de los que estás acostumbrado a entrenarte durante todo el año y no quieres que las vacaciones interrumpan tu rutina de ejercicios encontrarás en nuestros consejos la manera perfecta de ejercitarte en cualquier rincón de tu casa o del apartamento de vacaciones en que te alojes.

¿Cuáles son las ventajas de ejercitarnos en casa?

Conveniencia

Los ejercicios para hacer en casa son simples, y para realizarlos sólo necesitaremos servirnos de elementos cotidianos presentes en cualquier hogar. En este caso, podemos afirmar que el principal instrumento para llevar estas actividades a cabo será nuestro propio cuerpo y su peso.

Ahorro

Si prefieres invertir el dinero del gimnasio en un viaje, ¡lo mejor que podemos hacer es aprovechar para hacer nuestros ejercicios en casa! Si además nos hacemos con una serie de pequeñas herramientas para ejercitar nuestro cuerpo tendremos la alternativa perfecta al gimnasio al mismo tiempo que nos ahorramos un buen dinero.

Privacidad

¿Te incomoda un poco entrenar en el gimnasio, exponiéndote a las miradas de todo el mundo? En tu propia casa podrás relajarte y mejorar la práctica de tus ejercicios preferidos con total tranquilidad y sin ninguna preocupación. ¡Hasta puedes entrenar en pijama!

Servicios extra

La mejor recompensa a un buen entrenamiento es la relajación posterior. Muchas de las casas y apartamentos de Wimdu ofrecen jardines, piscinas, jacuzzis y hasta saunas donde poder relajar los músculos una vez terminado el esfuerzo físico, revitalizando y rejuveneciendo cuerpo y alma.

En familia todo es más divertido

Una buena forma de conseguir que los más pequeños de la casa no interrumpan nuestra rutina de ejercicios es precisamente involucrarles en los mismos. Diviértete con ellos y asegúrate de que sigues los pasos de manera adecuada.

¿Cuánto entrenamiento se necesita para perder peso o mantener la forma?

Debemos partir de la base de que no podemos hablar de un plan de ejercicios universal, pues no todo el mundo tiene las mismas características físicas, lo que conlleva establecer diferentes parámetros y metas para cada persona. En cualquier caso, se podría decir que una media de entre 45 y 90 minutos al día constituiría una rutina bastante recomendable.

Una de las recomendaciones que debemos tener en cuenta es la de alternan grupos de músculos a trabajar (piernas, brazos, tronco…) según el día. De esta forma conseguiremos que los músculos descansen por lo menos 48 horas antes de ser ejercitados de nuevo, lo que debería ser la norma para un buen desarrollo de los mismos. Otro aspecto básico de nuestra rutina de ejercicios debe ser la de dormir un mínimo de ocho horas diarias, precisamente para favorecer el crecimiento muscular, y el de mantener un ritmo de vida constante y ordenado. Mención aparte merecen, por supuesto, los hábitos alimentarios: ¡un buen entrenamiento siempre debe ir acompañado de una alimentación saludable y equilibrada. Si dedicamos mucho tiempo a los ejercicios pero no respetamos las pautas alimentarias correctas nuestros esfuerzos serán en vano. En general, es aconsejable comer en cantidades moderadas varias veces al día, sin abusos, y consumir productos naturales y sin aditivos artificiales, sobre todo frutas y verduras.

Como suele decirse, el desayuno es la comida más importante del día y no debemos saltárnoslo, pues es precisamente por las manañas cuando necesitamos recibir una mayor recarga de energía después de las largas horas de ayuno mientras dormimos. A lo largo del día podemos ir tomando pequeñas cantidades de alimento, como piezas de fruta, barritas energéticas, frutos secos, etc.

Como vemos, la energía es un factor fundamental para alcanzar nuestro objetivo de un cuerpo sano, a lo que también contribuyen, por supuesto, los líquidos. Se aconseja beber unos dos litros de agua al día, evitando los refrescos industriales. El té verde también nos ayudará en nuestro plan de reducción de peso.

Si para los principiantes es mejor comenzar con dos o tres veces a la semana de entrenamiento, aquellos que ya llevan entrenando algunos años pueden trabajar fácilmente hasta seis días a la semana, alternando grupos musculares.

Para la infografía que os presentamos hemos seleccionado diferentes tipos de ejercicios para realizar en casa, dividiéndolos según la estancia del hogar en el que se recomienda su práctica. Recuerda que para aumentar la masa muscular, tonificar los músculos o, simplemente, perder peso, no necesitamos más que estar bien motivados, mostrar una determinación adecuada y tomar cualquier oportunidad cotidiana para completar nuestro entrenamiento.

Si quieres compartir la infografía no tienes más que utilizar el siguiente código: