Cada año la “isla de la eterna primavera” se convierte en lugar de peregrinación para los amantes del sol, las mejores playas y los clubes más exclusivos. Sin embargo, este trozo de paraíso en la Tierra tiene mucho, mucho más que ofrecer. La mayor de las siete Islas Canarias ejerce un magnetismo innegable para millones de turistas de todo el mundo (sólo el año pasado la visitaron 5 millones de personas). Y no es difícil imaginar por qué. Historia, cultura, fiestas de fama internacional, playas de ensueño, bosques de película…e incluso monos. Esta isla tiene un poco de todo para todos.

Tenerife

Tenerife via Flickr © Marc Veraat

Pese a que muchos peninsulares (que no godos) pasamos la infancia pensando que las Canarias estaban situadas frente a las costas andaluzas rodeadas por una especie de cuadrado, lo cierto es que están bastante más lejos. O dicho de otra manera, están donde tienen que estar; quizás somos nosotros los que estamos lejos de ellas. Es precisamente esa privilegiada ubicación la que les confiere un clima amable en cualquier época del año. La isla de Tenerife es, además, un caso único, pues cuenta con hasta 12 zonas climáticas diferentes, si bien podemos dividirlas en el clima árido y seco del sur de la isla y la humedad y exuberancia del norte. El Teide domina la geografía de Tenerife. Además de ser el pico más alto de España, a él se debe la fertilidad de zonas como el Valle de la Orotava. Pocos lugares pueden presumir de la variedad que esta isla ofrece. El visitante podrá elegir entre el clásico día de sol y playa en Los Cristianos, increíbles rutas de senderismo en Anaga, asombrarse con el paisaje casi marciano del Parque Nacional del Teide, encontrar la ola perfecta en El Médano…La lista es interminable. Por eso hemos recogido y ordenado lo mejor de esta maravillosa isla en esta infografía y en el mapa que la acompaña. Y si después de tanta actividad necesitas un buen descanso, en nuestra web encontrarás los mejores apartamentos en Tenerife. Así que haz la maleta y pon rumbo a Tenerife: descubrirás que el paraíso está muy pocas horas en avión.

¡Buen viaje!

Excursiones

1. Subida al Teide

El Teide

El Teide Flickr © er Guiri

Con sus casi 4000 metros, el Teide es el tercer volcán más alto del mundo. Desde él se puede disfrutar de increíbles vistas a las islas vecinas. Si eres de los que se levanta de la cama de un respingo, lo mejor es madrugar para ver amanecer desde él y contemplar el espectaculo de su sombra bañando la isla. Si se da la circunstancia de que haya mal tiempo, no te preocupes. El “mar de nubes” a tus pies es igualmente digno de ver y justifica el madrugón. Existen visitas guiadas a la cima que duran en torno a 6 horas y requieren de buena forma física. También cabe la posibilidad de subir con el teleférico (27 € para adultos, 13,50 € para niños). Si además quieres subir hasta el Pico del Teide tendrás que pedir de antemano un permiso especial para acceder a él. Recomendamos reserbar los Tickets online para Teleférico del Teide.

2. Parque Nacional del Teide

Mount Teide National Park via Flickr © cortto

Parque Nacional del Teide via Flickr © cortto

Una experiencia maravillosa es realizar una excursión al Parque Nacional del Teide, el más visitado de Europa y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Su paisaje va desde frondosos bosques a los valles de lava de La Esperanza o el paisaje lunar de los Roques de García: sin duda uno de los lugares con mayor diversidad natural del mundo. En él se pueden hacer tantas actividades como variado es su paisaje: paseos, safaris en jeep privado, noches de observación de estrellas en el Teide o rutas vitivinícolas.

3. Punta de Teno

Punte de Teno via Flickr © ooggoo

Punta de Teno via Flickr © ooggoo

Esta pequeña península rocosa y escarpada está a apenas 10 kilómetros de Buenavista y es el punto más occidental de la isla, un lugar ideal para perderse, llenar los pulmones de brisa marina y escapar de las hordas de turistas con camisetas de “I love Tenerife”. En Punta de Teno hay un precioso faro (aún operativo) y una tranquila bahía desde la que se pueden ver las vecinas islas de La Gomera y La Palma, además de las montañas de Teno. Eso sí, mira el parte meteorológico antes de ir; la carretera se cierra cuando hay mal tiempo.

4. Acantilados de Los Gigantes

Los Gigantes via Flickr © dmytrok

Los Gigantes via Flickr © dmytrok

Estos impresionantes acantilados se erigen como imponentes torres, con una altura que va de los 500 a los 800 metros. Las antiguos pobladores de Tenerife, los guanches, llamaban “Murallas del Infierno” a esta cadena de escarpadas montañas, y realmente producen miedo. Puedes incluir la visita si decides hacer una excursión al pueblo de Los Gigantes, desde donde es posible realizar excursiones de buceo, submarinismo, navegar en kayak o ir en barco para observar ballenas y delfines siguiendo la escarpada línea de los acantilados.

5. De ruta hacia el pueblo de Masca

Masca Hilltop Village via © Flickr Ronny Siegel

Masca via © Flickr Ronny Siegel

Masca es un pueblo perdido de la mano de Dios situado en lo alto de una colina frente al mar. Se trata de un escenario muy fotogénico, por lo que es muy popular entre los turistas. Es por ello que te recomendamos ir temprano para evitar masificaciones y disfrutar de la espectacular bajada de 3 horas a la playa de Masca. Si a la vuelta de la caminata no te atreves a desandar tus pasos, no te preocupes: puedes reservar una excursión en barco para volver a Los Gigantes. También existen visitas guiadas a la zona.

6. Senderismo en el Macizo de Anaga

Hiking in the Anaga Mountains via © Flickr Javier Sanchez Portero

Senderismo en Anaga via © Flickr Javier Sanchez Portero

Si lo que buscas es una experiencia auténtica fuera de los flujos turísticos convencionales, no puedes perderte el Macizo de Anaga, en el nordeste de la isla. Se trata de una formación montañosa originada por una erupción volcánica ocurrida en tiempos de Jordi Hurtado, hace más de 7 millones de años. Se trata de la parte más antigua de la isla. Una excursión a Anaga es como visitar Parque Jurásico. Hay una serpenteante carretera que cruza el macizo y a lo largo de la cual hay un par de pueblos diseminados. El Bailadero es uno de ellos y, aunque no hay acuerdo al respecto, se dice que debe su nombre a los bailes que celebraban los aquelarres de brujas en torno a la hoguera. En su laurisilva hay numerosas rutas de senderismo que van de Benijo a los Roques de Anaga. La variedad de la flora es asombrosa: de hecho es la zona con mayor número de especies endémicas de Europa, por lo que en 2015 fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

7. Drago Milenario

Drago Milenario Tree via © Flickr Miguel Ángel García.

Drago Milenario Tree via © Flickr Miguel Ángel García.

Un buen viaje a Tenerife no estaría completo sin una parada en Icod de los Vinos para ver el Drago Milenario, el símbolo por excelencia de la isla. Su nombre se debe a la resina roja del mismo, que parecía brotar como “sangre de dragón” y a la cual se le han atribuído numerosas propiedades medicinales a lo largo de los siglos. Se calcula que el arbol tiene 1000 años, lo que lo convierte en el más antiguo de su especie. Situado junto a la iglesia del pueblo, este drago de 18 metros de altura está en un jardín que recoge otras especies endémicas canarias. Su floración es un espectáculo para la vista que se produce de manera irregular cada 10-20 años y que se celebra con una gran fiesta.

8. Submarinismo y buceo

Scuba diving and snorkelling in Tenerife

Submarinismo en Tenerife via © Flickr Leon Wilson

Las aguas cristalinas y las caprichosas formas que adoptó la lava al enfriarse hacen de Tenerife un escenario fantástico para la práctica del submarinismo. La isla cuenta con numerosísimos centros de buceo para usuarios de cualquier nivel, que ofrecen desde cursos de iniciación hasta inmersiones para expertos o simplemente excursiones en barco para los amantes del mar. Bucear con snorkel rodeado de tortugas o explorar grutas submarinas es más que posible en las costas escarpadas de Tenerife.

Parques & Atracciones

9. Loro Parque

Loro Parque via © Flickr MarinoCarlos

Loro Parque via © Flickr MarinoCarlos

Loro Parque es mucho más que un zoo. Este parque situado en Puerto de la Cruz ocupa 13 hectáreas y cuenta con un acuario, un “pueblo thai”, un jardín de orquídeas y una zona de aventuras para los más pequeños. Por si todo ello no fuera suficiente, ofrece también espectáculos con delfines, orcas o leones marinos. También es posible “pajarear” con aves traídas de Asia y Australia o ver pingüinos. Si se viaja con niños, es una visita obligatoria. Abre todos los días y las entradas cuestan 34 € para adultos y 23 € para niños.

10. Siam Park

Siam Park via © Flickr steve p2008

Siam Park via © Flickr steve p2008

Elegido mejor parque acuático de 2015 por los usuarios de Tripadvisor, el Siam Park es un exhuberante jardín de temática tailandesa localizado en el sur de Tenerife. Pese a estar muy masificado, la gran diversidad de atracciones y toboganes que ofrece hacen que la visita merezca la pena. Se trata además del mayor parque acuático de Europa y alberga las olas artificiales más grandes del mundo (más de tres metros), así como una playa artificial, un circuito de rápidos y una isla con leones marinos. La entrada cuesta 34 €, 23 € para niños.

11. Jungle Park Las Águilas

Las Águilas Jungle Park via © Flickr steve p2008

Las Águilas Jungle Park via © Flickr steve p2008

Una buena alternativa para divertirse en familia en Costa Adeje es pasar un día en el Jungle Park rodeado de grandes felinos y monos, deslizarse por una pista de bobsleigh o hacer funambulismo en una cuerda tendida entre árboles. Ofrece espectáculos regulares de aves de presa, guacamayos y loros, entre otros. Además da la posibilidad de tener un “encuentro con leones marinos” (45 € por 30-40 minutos). También se puede contratar un servicio de fotografía mientras se disfruta pasando el día en familia rodeado de animales (y no me refiero a tu suegra).

12. Lago Martiánez

Lago Martiánez via © Flickr Jose Mesa

Lago Martiánez via © Flickr Jose Mesa

Dale un toque de glamour a tu vida y pasa un día de relax en el Lago Martiánez como hicieron celebridades de la talla de Winston Churchill, Elizabeth Taylor o los mismísimos Beatles. Esta obra del polifacético artista, paisajista y arquitecto César Manrique cuenta con un conjunto de piscinas de agua salada de un kilómetro cuadrado de extensión, tres playas, jardines y terrazas. El artista de Lanzarote creó un conjunto paisajístico excepcional que recrea el dinamismo natural de Tenerife y en el que hay incluso un geiser. Todo fue dispuesto para crear una experiencia armónica, con obras y esculturas del propio artista, como “Las raices al cielo” o el tributo al omnipresente Atlántico en “Monumento al Mar o las Olas”. La entrada cuesta 5,50 € para los adultos y sólo 2,50 para niños.

13. Piscinas naturales de Garachico y Bajamar

Garachico Natural Swimming Pools via © Flickr Oliver Clarke

Garachico Natural Swimming Pools via © Flickr Oliver Clarke

Una manera diferente de sumergirse en las aguas del Atlántico son las piscinas naturales de El Caletón, en Garachico. Hasta principios del siglo XVIII, Garachico era el puerto más importante de la isla, desde el que se exportaban los famosos vinos tinerfeños. Su suerte cambió en 1706, cuando una terrible erupción del Teide sepultó parte de la localidad y el puerto, dejándola en un pequeño pueblo. No obstante, la lava dejó una serie de piscinas naturales de gran belleza. Cuentan con escalones, pasarelas y puntos de buceo en sus aguas cristalinas. Las piscinas permanecen cerradas cuando hay mareas altas en primavera y otoño. El pueblo cuenta también con un bonito fuerte, el Castillo de San Miguel, y un paisaje digno de ver. En Bajamar, a pocos kilómetros de La Laguna, hay otras piscinas muy recomendables para visitar con la familia, cercanas, además, a una playa y que cuentan con vigilantes.

14. San Cristóbal de la Laguna

San Cristóbal de la Laguna via © Flickr Ale Dios Padilla

San Cristóbal de la Laguna via © Flickr Ale Dios Padilla

Otro de los numerosos lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO que se pueden encontrar en Tenerife. Se trata de una ciudad de planta cuadriculada que inspiró el urbanismo utilizado en tiempos de la conquista española de América. Además, fue la primera “ciudad de paz”, pues en su construcción no se utilizaron murallas. Cuenta con preciosos palacios con balcones de madera artesonados e iglesias de piedra volcánica. Al estar construída sobre una antigua laguna, la humedad de esta ciudad es muy alta y suele estar rodeada por niebla (el aeropuerto de Tenerife Norte, ubicado en esta ciudad, es popularmente conocido como “Aeropuerto de Mordor”). Desde Santa Cruz se puede llegar con la línea 1 del tranvía, que sube una empinada cuesta y en cuyo recorrido la temperatura puede descender más de 12 grados. La Laguna es además una ciudad joven, sede de la universidad más antigua de las islas y con una vibrante vida nocturna en la zona conocida como “El Cuadrilátero”.

15. Golf en Tenerife Sur

Golfing in Tenerife Sur via © Flickr AFTRIX

Golf en Tenerife Sur via © Flickr AFTRIX

Una buena opción para los amantes de los hoyos que quieran pasar unas relajantes vacaciones en Costa Adeje es “Golf del Sur”. Situado entre las Cañadas del Teide y el océano, este campo de 27 hoyos cuenta con unas preciosas vistas al mar, a La Gomera y a las montañas cercanas. El complejo dispone de driving range, pistas de tenis, tienda y restaurante y es el lugar perfecto para disfrutar de este deporte, que cada vez cuenta con más adeptos. El precio para 18 hoyos oscila entre los 57 y los 86 €, los 9 hoyos por 35-51 €.

16. Auditorio de Tenerife

Auditorio de Tenerife via © Flickr Till Krech

Auditorio de Tenerife via © Flickr Till Krech

Esta obra del polémico y omnipresente Santiago Calatrava se ha convertido en un icono moderno de Santa Cruz, una especie de “Ópera de Sídney” en el Atlántico. En sus casi 6.500 metros cuadrados alberga 2 salas, la mayor de ella de 1600 plazas. Cuenta con unas preciosas terrazas que miran al océano y a los preciosos jardines y piscinas de agua salada del Parque Marítimo de César Manrique (también digno de visitar, especialmente para pasar un día de sol con la familia). Al otro lado de estas piscinas se encuentra el “Palmetum”, un maravilloso jardín botánico (entrada 6 € para adultos, 2,80 € para niños). El programa del Auditorio es muy variado y, además de albergar a la Orquesta Sinfónica de Tenerife, ofrece musicales, gospel y otros espectaculos.

17. Mirador de Humboldt

Mirador de Humboldt Viewpoint

Mirador de Humboldt via © Flickr Rafolas

“He de reconocer que nunca he visto algo más variado, más atractivo, más armonioso […] que la costa occidental de Tenerife”. Estas fueron las palabras que el naturalista, geógrafo, humanista y 1000 etcéteras más, Alexander von Humboldt, dedicó a la isla de Tenerife cuando la visitó en 1799. En su honor se levantó este mirador en las estribaciones del Valle de La Orotava, desde que se puede observar la generosidad con que la naturaleza ha tratado a esta isla. Cuenta también con un precioso café con vistas al mar, al Puerto de La Cruz y al Teide.

Playas

18. Kitesurf y Windsurf en El Médano

12743664_2ea01c9388_z

Kitesurf y Windwurf en El Médano Beach via © Flickr Jose Mesa

Las fuertes alisios hacen que la playa de El Médano se haya convertido en un lugar de referencia en todo el mundo para la práctica de surf y windsurf. De hecho, ya son varios los campeonatos mundiales que aquí se han celebrado. La localidad de El Médano está situada junto a las dos mayores playas naturales de la isla, La Tejita y Playa Grande, que cuentan con ese encanto hippie/rastafari que vuelve locas a tantas quinceañeras. Junto a estas está la Montaña Roja, más propia de Marte que de este planeta que nos ha tocado habitar. En el Médano hay varias escuelas de surf, una de ellas es Red Rock Surf.

19. Playa de Las Teresitas, Santa Cruz de Tenerife

12662110645_071b389b6e_z

Las Teresitas en Santa Cruz de Tenerife via © Flickr vil.sandi

El Caribe en Canarias. Tras un trayecto de 20 minutos en coche desde el centro de Santa Cruz y atravesando una fea zona portuaria, el visitante se sorprende al llegar a Las Teresitas. Se trata de una playa artificial, lo cual no quita mérito a la belleza de esta playa de arena dorada y palmeras inclinadas. A lo largo de sus varios kilómetros, se suceden los puestos en los que tomar una cerveza, un mojito a media tarde o comer unas papas con mojo o un bocata de carne mechada. Es ideal para jugar al Volleyball, broncearse con tranquilidad o enviar fotos en bañador en pleno mes de enero y convertirse en el irritante compañero de trabajo que todos tenemos. Hay autobuses que salen desde el intercambiador de “guaguas” (autobuses, para los novatos en Ciencias Canarias) y que llevan a las Teresitas en aproximadamente 1 hora.

20. Playa del Bollullo en La Orotava

El Bollullo Beach in La Orotava via © Flickr

El Bollullo en La Orotava via Javi

Sin duda una playa de difícil acceso, pero de visita más que recomendable. La Playa del Bollullo es ideal para perderse. A menudo cuenta con fuerte oleaje, pero sin duda tiene una belleza sobrecogedora, con riscos y peñas bordeándola. A ella se llega desde Puerto de la Cruz atravesando plantaciones de plátano y caminos complicados. Sobre ella hay un restaurante de los de toda la vida y una escalera que conduce directamente a la playa.

21. Playa de las Américas

5984811295_6b12f8d880_z

Playa de las Américas via © Flickr Mate Marschalko

Justo lo opuesto a la playa anterior. La Playa de las Américas es un paraíso turístico que disfruta de sol todo el año y es el complejo vacacional más popular de la isla. Consta de 4 playas, Torviscas, el Camisón, La Pinta y Playa del Bobo, todas ellas con un gran número de comodidades y sitios donde cenar una buena paella y tomar una sangría de 12 euros, como buen guiri en Canarias. Sus aguas son cálidas y tranquilas, su arena dorada, y cuenta con una oferta de restaurantes y ocio nocturno envidiable.

22. Playa del Duque, Costa Adeje

Playa del Duque

Playa del Duque via © Flickr Peter and Michelle S

Conocida como la más exclusiva de Tenerife, la Playa del Duque está rodeada de boutiques y chiringuitos algo más elegantes que los habituales. Se trata de una playa tranquila en la que se agolpan varios hoteles de 4 y 5 estrellas. Si lo que te apetece es dejarte mimar y un poquito de postureo, esta es tu playa. La vuelta a la realidad, Playa de las Américas, está a sólo 15 minutos, así que disfruta jugando a ser un VIP.

23. Playa Paraíso en Costa Adeje

La arena de Playa Paraíso ha sido renovada recientemente y tiene un fondo marino espectacular para la práctica de buceo e inmersión. Este enclave, nacido en los años del desarrollo turístico en torno a una urbanización ya existente, cuenta con un bonito lago artificial de agua salada, el Lido Lago Paraíso (6 € por persona o 12 € por una entrada familiar).

24. Playa de la Caleta en Costa Adeje

Esta preciosa playa de guijarros está situada junto a un tranquilo pueblo con varios restaurantes buenos y baratos, de esos que usan mantel de papel. No dejes de probar el cherne o los churros de pescado. Es un lugar perfecto para los niños,  pues sus aguas son tranquilas. Los más mayores podrán zambullirse en el mar desde las rocas a las que se accede por unas escaleras y disfrutar de su fondo marino.

 25. Playa de Benijo en Anaga

5526899273_f5171d4b8b_z

Playa de Benijo en Anaga via © Flickr Xoan Sampaiño

Olvídate de las tumbonas y las sombrillas: aquí manda la naturaleza. Esta playa salvaje y aislada se encuentra en el norte de Tenerife, en la zona montañosa del Macizo de Anaga, que goza de protección natural. A ella se accede a través de una serpenteante carretera no apta para cobardes. Deslumbra por su arena volcánica, negra y brillante, y por estar protegida por paredes escarpadas de acantilados. Cuidado con el oleaje, no es una playa apacible y hay que extremar la precaución. Tiene unas vistas fantásticas de los Roques de Anaga y es especialmente popular entre los tinerfeños. No es una playa íntegramente nudista, pero son muchos los visitantes que deciden bañarse al natural.

De fiesta

26. Papagayo & Monkey Beach en Las Américas

MonkeyBeach

Monkey Beach

El nucleo que componen Las Américas, Los Cristianos y Costa Adeje es a Canarias lo que Ibiza a Baleares. Y si en Las Américas hay un lugar popular, ese es el Papagayo Beach Club. Cocktails, una decoración cuidada, palmeras, sofás blancos mirando al mar…Un sitio para ver la puesta de sol y continuar la noche. A sólo 300 metros se encuentra Monkey Beach, toda una leyenda de la noche tinerfeña. De la tumbona a la barra, una pose adecuada y música chill out y house, todo ello con vistas a la Playa de Troya, divisando a lo lejos las primeras luces de la Isla de La Gomera…¿Qué más se puede pedir?

Papagayo Beach Club

Papagayo Beach Club

27. Blanco Bar & Limbo en Puerto de la Cruz

Conciertos, monólogos, exposiciones y copas: todo ello cabe en Blanco Bar, un lugar relativamente nuevo en Puerto de la Cruz. Si bien esta ciudad no siempre ha sido la primera opción de aquellos turistas que buscan la fiesta, lo cierto es que este animado pub con su agradable terraza ha reanimado en gran medida la noche local. A continuación se puede ir a Limbo, una terraza en el centro de Puerto de la Cruz muy popular entre lugareños y turistas. Está situado en una casa histórica y su clientela es bastante mixta.

Blanco Bar

Blanco Bar

28. Calle la Noria in Santa Cruz de Tenerife

Sin duda la calle más animada de Santa Cruz, con cierto toque latino, carnavelero y guasón. Se extiende en torno a la Iglesia de la Concepción y está salpicada de terrazas iluminadas, otros bares en las calles aledañas, como la Calle Clavel, y chicharreros bebiendo, riendo y bailando. En Santa Cruz se empieza la noche tomando unas “Doradas” (cerveza local) en alguna terraza y de ahí se va a la Calle de la Noria a darlo todo.

29. Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

8505179902_5ef2d9975b_z

Carnaval de Santa Cruz de Tenerife via © Flickr Philippe Teuwen

El Carnaval chicharrero es el segundo mayor del mundo después del de Río de Janeiro. Es una mezcla ecléctica de disfraces, desfiles, reinas, comparsas y diversión durante varios días (y noches). Su atmósfera de “viva la vida” es contagiosa y cada año gira en torno a un tema, la magia, Bollywood, el futuro… (en 2016 será una retrospectiva a la década de los 80). Murgas y comparsas ponen la nota irónica, las Reinas, que visten espectaculares creaciones de más de una tonelada de peso (fantasías), le dan el toque de glamour. Toda la ciudad, desde Plaza Weyler a Plaza de España es una fiesta: los canarios se toman muy en serio su carnaval y empiezan a preparar el siguiente carnaval un día después de terminar el presente. El cierre de carnaval se produce con el “Entierro de la Sardina”, por si a uno le quedan más ganas de guasa. En definitiva, es una de esas fiestas que hay que vivir al menos una vez.

30. Romería de La Orotava

La Orotava es uno de esos pueblos que parecen diseñados para ser fotografiados. Preciosas casas señoriales, encantadoras plazas con palmeras y un calendario repleto de fiestas. Si durante el Corpus Christi esta preciosa localidad se viste con alfombras de colores hechas con flores y arena volcánica, en San Isidro se celebra su Romería, una de las mayores de la zona. Gente de toda la comarca acude con el traje de mago, atuendo tradicional de la isla, se decoran balcones y carretas tiradas por bueyes y se come y se bebe vino de la zona. Para ello no olvides tu vaso de romería, un vaso que se cuelga del cuello para que no falte el vino. Por muy nuevo que seas en la fiesta, los canarios saben recibir a turistas y curiosos y explican con mucho gusto de qué va el cotarro. Si además quieres investigar por tu cuenta, Web Tenerife  o Hola Islas Canarias son dos buenos portales para comenzar.

30+1. Los guachinches

Guachinche

Papas con mojo via © Flickr Jaume Escofet

Los guachinches son una especie de ventas o merenderos en los que se ofrece vino y comida a precios más que económicos. Su origen se remonta a los tiempos en los que el vino tinerfeño se exportaba de manera masiva, especialmente a Inglaterra. Durante siglos, el vino de Tenerife gozaba de mucha popularidad entre el público inglés, incluso Shakespeare lo cita en sus escritos. En el siglo XIX los vinos de Oporto, Málaga y Jerez le ganan la carrera y lo relegaron a la categoría de delicia más bien local. Esos tenderetes que dieron lugar con los años a los guachinches tenían licencia para vender comida casera mientras tuviesen vino para vender. Hoy día siguen siendo muy populares y los locales del norte de la isla suelen acudir con la familia los domingos. Carne de fiesta, papas con mojo, churros de pescado, queso palmero, garbanzas compuestas, ropavieja etc. son algunas de las especialidades más populares.

Cada tinerfeño tiene su propio Guachinche favorito. Bea, compañera de Wimdu y chicharrera de los pies a la cabeza, nos recomienda sus favoritos:

El Ramal
Ctra Gral El Ramal Tfe 211, s/n, Santa Cruz de Tenerife

Bea dice: ¡Es que todo está bueno! Recomiendo el gofio escaldado…

La Cueva Caprichosa
Calle de la Brita, 38107 Santa Cruz de Tenerife

Bea dice: Comer en una cueva tiene un encanto especial. Hay que probar la pata asada, servida en una base de papa con almogrote (pasta de queso añejo)

Si estás por Tenerife y quieres encontrar tu propio guachinche puedes descargar Guachapp!®, una aplicación gratuita que te muestra los guachinches más próximos a ti.

Y para terminar, te dejamos una práctica lista de todos los lugares y actividades que no te puedes perder en esta maravillosa isla. Así que pon rumbo a Tenerife y déjate sorprender y enamorar.

30 cosas que hacer en Tenerife

Foto portada via © Flickr Enrique Mendez

¿Te gusta esta infografía? Compártela en tu web copiando y pegando el siguiente código: