Los museos de Madrid tienen el honor de encontrarse entre los más prestigiosos de todo el mundo. En ellos podemos admirar obras de maestros irrepetibles, desde símbolos nacionales como Goya o Velázquez hasta genios como El Bosco o Gauguin. Existen determinadas obras de arte con las que todos estamos más que familiarizados, pues han pasado a convertirse en verdaderos iconos capaces de traspasar las barreras del arte para instalarse en el imaginario cultural colectivo, pero ¿sabríamos de verdad interpretar la importancia de un cuadro?. En esta ocasión queremos invitarte a conocer a fondo algunas de esas obras que conoces desde siempre pero de las que te gustaría saber lo que les convierte en iconos artísticos. Aquí te dejamos una pequeña recopilación para que vayas organizando tu próximo viaje a Madrid:

Mesa de los Pecados Capitales, El Bosco, 1505-1510, El Prado

Una de las mayores joyas del arte que podemos encontrar en Madrid es el Jardín de las Delicias, una magnífica e inquietante pintura de Hieronymus Bosch, más conocido como El Bosco. No obstante, en la misma sala en la que hallamos dicho tríptico hay otras obras del mismo autor, igualmente interesantes y que no podemos dejar de admirar. Nos referimos, por ejemplo, a La Mesa de los Pecados Capitales, que representa a Jesucristo como figura central, sentado en un círculo y observando a todo el que le rodea. Junto a él se muestran diferentes escenas haciendo referencia a los pecados capitales e implicando un castigo eterno a cada uno de ellos. Dichos castigos tienen, por supuesto, lugar en el infierno, del cual se ofrece así mismo una ciertamente terrible representación. Todo lo que la obra tiene de inquietante lo tiene de fascinante, haciendo que realmente merezca la pena pararse a admirarla.

pecados capitales

Mesa de los Pecados Capitales, El Bosco

  • Mesa de los pecados capitales, El Bosco
    Museo del Prado
    Entrada: adultos €16, gratis hasta los 18 años y/o para estudiantes menores de 25 años, gratis para todos los públicos de 18:00 a 20:00 de la tarde y domingos de 17:00 a 19:00
    Horario: 10:00 a 20:00, domingos y festivos de 10:00 a 19:00
    Dirección: Paseo del Prado s/n 28014, Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 1 (Atocha) y línea 2 (Banco de España). Autobuses 9, 10, 14, 19, 27, 34, 37, 45
    www.museodelprado.es

Las Meninas, Diego Velázquez, 1655-1660, El Prado

Las Meninas es todo un imprescindible de Madrid. Diego Velázquez gozaba en su momento de una posición privilegiada dentro del arte y la alta sociedad de la época, siendo el pintor oficial de la familia real española. A pesar de que ocupar dicha posición lo obligaba a producir un tipo de arte algo encorsetado lo cierto es que el pintor de origen sevillano no perdía ocasión de dar rienda suelta a su creatividad, plasmada en cuadros tan célebres como el de Las Meninas. En lugar de ceñirse a pintar un típico retrato familiar Velázquez escogió representar un punto de vista más pintoresco y extraño. El autor llega incluso a aparecer en la parte izquierda del mismo cuadro, mientras que la princesa Margarita ocupa la parte del medio mientras le es ofrecida una bebida por parte de una de las meninas o sirvientas. Por un lado encontramos un ambiente de cotidianidad mientras que por el otro nos topamos con un aire más forzado, apreciable en las posturas que adoptan algunos de los protagonistas del cuadro representado. Además, se da la particularidad de que los protagonistas parecen traspasan el umbral de la realidad, fijando su mirada en nosotros como observadores de la obra.

Meninas de Velázquez

Las Meninas, de Velázquez

  • Las Meninas, Diego Velázquez
    Museo del Prado
    Entrada: adultos €16, gratis hasta los 18 años y/o para estudiantes menores de 25 años, gratis para todos los públicos de 18:00 a 20:00 de la tarde y domingos de 17:00 a 19:00
    Horario: 10:00 a 20:00, domingos y festivos de 10:00 a 19:00
    Dirección: Paseo del Prado s/n 28014, Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 1 (Atocha) y línea 2 (Banco de España). Autobuses 9, 10, 14, 19, 27, 34, 37, 45
    www.museodelprado.es

Perro semihundido, Francisco de Goya, 1820-1923, El prado

Esta magnífica obra forma parte de los 14 cuadros en negro en los que Goya trabajó en sus últimos años de vida. Prácticamente sordo y recluido en su casa madrileña, pintó una serie de trabajos en sus paredes que fueron más tarde trasladados a lienzo por un banquero que trató, sin éxito, de venderlos y que acabó por donarlos al Museo del Prado. Estas pinturas reflejan terribles sentimientos del ser humano, como la angustia, el miedo o la desesperación, lo cual rompe claramente con sus amables principios neoclásicos, entrando de lleno en un periodo mucho más oscuro pero de una increíble creatividad. El Perro Semihundido es no sólo un cuadro lleno de belleza sino que también es una de sus obras más interesantes desde el punto de vista histórico. Creado alrededor de 1820, se adelanta en cierto modo a estilos artísticos que no se afianzaron hasta un siglo más tarde, como el impresionismo o lo abstracto. En el cuadro observamos un perro que parece atrapado en la arena, luchando por escapar de un cruel destino. En la misma sala del museo podemos contemplar ‘Duelo a garrotazos’, otra espléndida muestra de este periodo de la carrera de Goya.

El perro de Goya

Perro Semihundido, de Francisco de Goya

  • Perro semihundido, Francisco de Goya
    Museo del Prado
    Entrada: adultos €16, gratis hasta los 18 años y/o para estudiantes menores de 25 años, gratis para todos los públicos de 18:00 a 20:00 de la tarde y domingos de 17:00 a 19:00
    Horario: 10:00 a 20:00, domingos y festivos de 10:00 a 19:00
    Dirección: Paseo del Prado s/n 28014, Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 1 (Atocha) y línea 2 (Banco de España). Autobuses 9, 10, 14, 19, 27, 34, 37, 45
    www.museodelprado.es

Mata Mua (Érase Una Vez), Paul Gauguin, 1892, Museo Thyssen

Paul Gauguin llegó a ver su arte expuesto en gran número de exposiciones, aunque sus obras fueron aún más codiciadas después de su muerte. De hecho, en 2015 uno de sus cuadros fue adquirido por la imponente suma de 300 millones de dólares, convirtiéndose en el cuadro más caro de la historia. Tanto este cuadro como Mata Mua forman parte del periodo de creación que corresponde al periodo que Gauguin pasó en Tahití, trabajos que pasaron a convertirse en los más representativos del pintor francés. El motivo de su estancia en las islas del Pacífico era huir de la civilización, aunque no encontró finalmente la sociedad primitiva que él esperaba. Así y todo, Gauguin se enamoró de la isla y produjo obras en las que se aprecia una extraña mezcla entre realidad y fantasía, entre conceptos orientales y occidentales, modernidad y primitivismo. En conjunto, dichas obras componen un interesantísimo documento de la vida de la época en Tahití. El pintor bautizó cada uno de estos cuadros con un nombre tahitiano, incurriendo en alguno de ellos en incorrecciones lingüísticas. En el cuadro que nos ocupa, Mata Mua, Gauguin presenta un idílico y casi irreal paisaje lleno de color, con mujeres bailando alrededor de un ídolo.

Mata Mua de Gauguin

Mata Mua, de Paul Gauguin

  • Mata Mua (Érase Una Vez), Paul Gauguin
    Museo Thyssen
    Entrada: adultos €12, gratis hasta los 12 años, gratis para todos los públicos los domingos de 12:00 a 16:00.
    Horario: martes a domingo de 10:00 a 19:00, lunes de 12:00 a 16:00
    Dirección: Paseo del Prado, 8 28014 Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 2, Trenes de cercanías (Estación de Atocha) C1, C2, C7, C8, C10 (Recoletos),
    Metro 2 (Banco de España)
    Train all lines (Atocha), C-1, C-2, C-7, C-8 and C-10 (Recoletos), Autobuses 1, 2, 5, 9, 10, 14, 15, 20, 27, 34, 37, 41, 51, 52, 53, 74, 146 y 150
    www.museothyssen.org

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada, Salvador Dalí, 1944, Museo Thyssen

Cuando el excéntrico Salvador Dalí conoció a Gala su imaginario dio todo un vuelco, centrando en ella toda su obra a partir de ese momento. Al poco tiempo ella se divorció de su primer marido para casarse con Dalí, convirtiéndose en su musa de por vida. Lo cierto es que, por medio de las tonalidades empleadas en el cuadro, uno llega a experimentar cierta paz al contemplar este “Sueño causado por el vuelo de una abeja”. De todos los cuadros del maestro en los que aparece representada la musa rusa es este probablemente el más interesante, dada la mezcla de sentimientos que inspira, además de por su original y sugerente título. No obstante, un vistazo más prolongado al cuadro nos muestra una visión mucho más agitada, y es que la violencia que amenaza al sueño de Gala es de una naturaleza realmente impactante. El cuerpo desnudo de la musa es amenazado por la figura de un pez. Por otro lado, destaca un elefante de patas imposibles, más propias de un insecto, mientras que la abeja que revolotea alrededor de la granada crea un efecto más bien desapacible. La pregunta inevitable (y que no obtiene respuesta) que surge al contemplar esta escena es: ¿esta ella soñando las terribles criaturas que vemos en el cuadro? De lo que no cabe duda es que estamos ante una obra de un surrealismo verdaderamente desbordante.

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una Granada, Salvador Dalí. Foto de Kostas Limitsios

  • Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada, Salvador Dalí
    Museo Thyssen
    Entrada: adultos €12, gratis hasta los 12 años, gratis para todos los públicos los domingos de 12:00 a 16:00.
    Horario: martes a domingo de 10:00 a 19:00, lunes de 12:00 a 16:00
    Dirección: Paseo del Prado, 8 28014 Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 2, Trenes de cercanías (Estación de Atocha) C1, C2, C7, C8, C10 (Recoletos),
    Metro 2 (Banco de España)
    Train all lines (Atocha), C-1, C-2, C-7, C-8 and C-10 (Recoletos), Autobuses 1, 2, 5, 9, 10, 14, 15, 20, 27, 34, 37, 41, 51, 52, 53, 74, 146 y 150
    www.museothyssen.org

Reportaje sobre la evolución del Guernica, Dora Maar, 1937, Museo Reina Sofía

Al igual que ocurre con muchos otros fotógrafos de la época, la obra de Dora Maar no fue tan reconocida como la de algunos artistas pictóricos, ya que se consideraba esta disciplina como una categoría artística menor. Sin embargo, esta polifacética artista, pintora y escultora además de fotógrafa está considerada como una de las más sobresalientes de todo el siglo XX. Entre muchas otras cosas inmortalizó la evolución de uno de los cuadros más importantes de cuantos podemos admirar el Madrid: el Guernica de Picasso, una obra maestra que representa crudamente el horror de la guerra. Para documentar el proceso de creación del maestro Pablo Picasso entre mayo y junio de 1937 Maar tuvo que ingeniárselas para contrarrestar la escasa luz con que contaba el estudio del pintor, así como el enorme tamaño del lienzo, que dificultaba el trabajo sobremanera. Hoy en día todas las modificaciones, añadidos y descartes de la obra original se conocen gracias a este trabajo fotográfico. En el Reina Sofía se pueden admirar unas cuantas obras más de Dora Maar, incluyendo fotografías de grandes contrastes tomadas en situaciones callejeras cotidianas.

Picasso trabajando en el Guernica

Detalle del reportaje de Dora Maar. Imagen obtenida gracias a Recuerdos de Pandora

  • Reportaje sobre la evolución del Guernica, Dora Maar
    Museo Reina Sofía
    Entrada: adultos €8, gratuita para menores de 18 años y estudiantes menores de 25, gratis todos los días de 19:00 a 21:00 y domingos y festivos de 10:00 a 19:00.
    Horario: lunes a sábados de 10:00 a 21:00, domingos de 10:00 a 19:00. Cerrado los martes.
    Dirección: Calle de Santa Isabel, 52, 28012, Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 1 (Atocha), línea 3 (Lavapiés), todos los trenes en Estación de Atocha, autobuses 6, 10, 14, 19, 26, 27, 32, 34, 36, 37, 41, 45, 59, 85, 86, 102, 119, C1, C2 y E1
    www.museoreinasofia.es

Castas, Miguel Cabrera, 1775-1800, Museo de América

Uno de los sistemas que, lamentablemente, instauraron los primeros colonos españoles en el continente americano fue el de las denominadas castas, basado en una total desigualdad étnica. Este sistema fue representado también en el arte, surgiendo un nuevo subgénero conocido como pintura de castas. El mexicano Miguel Cabrera fue uno de los mayores exponentes de esta corriente y el Museo de América alberga la gran mayoría de sus trabajos. La clasificación racial aparece en estos cuadros muy marcada, lo cual resulta interesante para comprobar las concepciones supremacistas del hombre europeo de la época.

Pintura de Miguel Cabrera

De Chino Cambujo e India, Loba, de la colección Castas de Miguel Cabrera

  • Castas, Miguel Cabrera
    Museo de América
    Entrada: adultos €3, entrada gratuita para menores de 18 años y estudiantes, gratis los domingos para todos los públicos.
    Horario: martes, miércoles, viernes y sábados de 9:30 a 15:00, jueves de 9:30 a 19:00 y sábados, domingos y festivos de 10:00 a 15:00. Lunes cerrado
    Dirección: Av. de los Reyes Católicos, 6, 28040, Madrid
    Cómo llegar: Metro línea 3 (Moncloa), línea 6 (Moncloa), línea 7 (Islas Filipinas), autobuses 1, 2, 16, 44, 46, 61, 82, 113, 132 y 133
    www.mecd.gob.es/museodeamerica