Milán es una de las ciudades más visitadas de Italia. Situada al norte del país, en nuestro imaginario colectivo la vemos como una de las capitales mundiales de la moda o como un templo del fútbol, encarnado en el estadio de San Siro, hogar del AC Milan y del Inter, dos de los equipos más poderosos del Calcio. Asímismo, los espectaculares paisajes naturales de los lagos de Como y Garda, con su promesa de unos días de relajación y tranquilidad, también suelen acudir a nuestra mente cuando pensamos en Milán.

Pero lo que quizá no sabíamos, al menos los que no hemos tenido todavía la suerte de conocer la ciudad, es que Milán cuenta con un barrio que, atravesado por canales a la manera de Venecia o Ámsterdam, nos muestra una de las caras más auténticas y artísticas de la capital lombarda. Se trata del Quartiere Navigli, un conjunto de pintorescas calles que conforman un barrio vibrante que respira cultura, lleno de excelentes restaurantes y que no podemos perdernos durante nuestra próxima visita.

Cabe destacar como curiosidad que los mencionados canales que dan nombre al Quartiere Navigli unieron en su día la ciudad nada menos que con Suiza, en un importante intercambio comercial que se mantuvo durante mucho tiempo. Además, no son pocos los habitantes de Milán que desconocen que las enormes cantidades de piedra empleadas en la construcción del Duomo, emblema y orgullo de la ciudad, fueron transportadas a través de estos canales. En concreto fueron valiosas piezas de mármol producidas en las canteras de Candoglia.

Cómo llegar

Hay que especificar que cuando hablamos del Quartiere Navigli nos referimos a la zona que rodea Darsena, el puerto adyacente a la Piazza XXIV Maggio, las calles de Naviglio Grande y de Naviglio Pavese que, como su propio nombre indica, conectaba directamente con la localidad de Pavía. Hasta esta zona podemos llegar en autobús municipal (líneas 60 y 94) o en metro, apeándonos en la estación de Porta Genova (línea 2).

¿Ya os ha entrado el hambre?

La hora del almuerzo es todo un placer en Milán

Las calles del Navigli están llenas de bares, pequeñas tascas y trattorias en las que se respira un ambiente único. Muchos de ellos conservan el carácter original que reinaba en todo el distrito y entrar en ellos es vivir una experiencia cercana a trasladarse hacia atrás en el tiempo. Otros locales, por el contrario, apuestan por aires renovadores y de acuerdo a las últimas tendencias, dando cabida además a un tipo de cocina más bien moderno, en contraste con las tradiciones gastronómicas que cultivan los restaurantes más clásicos de la zona. Si quieres conocer algunos de los mejores restaurantes de Milán, atento a nuestras recomendaciones:

  • FoodLab
    En FoodLab son expertos en cocinar pescado fresco, ganándose con el tiempo una clientela de lo más fiel. Si os gusta el pescado y el marisco, éste es vuestro sitio. Una de sus productos que goza de mayor reputación es el salmón, servido en diferentes especialidades y mediante las técnicas más refinadas. FoodLab abre sus puertas de lunes a domingo de 11:00 a 1:00 de la mañana.
  • Tano Passami l’Olio
    En este restaurante no se sofríe con nada que no sea aceite de oliva, ¡así que ni mentar la mantequilla o el aceite girasol en casa de Tano! Tano Simonato es toda una institución en el barrio de los canales, con una sencillez en sus platos que cautiva con sus incomparables sabores y que ya ha cosechado alguna estrella Michelin. Este local abre de lunes a sábado de 20:00 a 23:30 de la noche.
  • Trattoria bolognese da Mauro
    Abierto desde hace casi medio siglo, entrar en este restaurante es como viajar al pasado, con deliciosos platos de la región de Emilia Romagna, con pasta totalmente fresca, elaborada a mano, como mandan los cánones italianos. La Trattoria da Mauro abre de martes a viernes, de 20:00 a 00:00 y los fines de semana, de 12:00 a 14:30.

¿Y para tomar algo?

Si te gusta el vino, has venido al barrio indicado

Tras una buena cena, lo suyo es tomarnos una copita en cualquiera de los agradables locales que encontraremos por las calles del Quartiere Navigli. En este distrito se cuentan algunos de los bares más míticos de todo Milán, lugares a los que las almas locales más noctámbulas han acudido durante años en busca del lado más auténtico y bohemio de la ciudad. Descubre algunos de estos templos que te mostrarán la cara más divertida de Milán.

  • Sacrestia
    En Sacrestia se auto definen como “farmacia alcohólica”. Este local, ubicado en la Via Conchetta 20 es todo un referente en el barrio, con su estilo retro, cócteles, aperitivos y hasta actuaciones musicales. En el mundo de la música rock underground goza de gran renombre por lo mítico de las bandas que han tocado en él. Si buscas algo más que tomar unas copas, éste es el sitio.
  • Il Secco
    Que no os engañe el nombre: aquí se bebe a base de bien, y sobre todo vino, ya que ofrece algunos de los mejores espumosos italianos, como los Prosecco, Franciacorta, Trentodoc o Alta Langa. El origen de este local lo encontramos en cuatro amigos muy involucrados en la escena cultural y gastronómica de la ciudad, y que han sabido plasmar su carácter en la decoración de Il Secco.
  • Le Trottoir alla Darsena
    Aquí tenemos un bar que va más allá del clásico lugar de encuentro para artistas e intelectuales. Se trataba, en su momento, de un pionero en el distrito de Brera en lo que se refiere a establecimientos de este tipo. En 2002 cambió a su ubicación actual, erigiéndose en todo un símbolo de la vida nocturna milanesa más underground.

Empapándonos de cultura

El Quartiere Navigli es una caja de sorpresas para los amantes del ocio cultural

Es bien sabido que con el estómago lleno resulta más fácil razonar y mantener una discusión animada. Y en la zona de Navigli, además de saciar el apetito podremos entrar en contacto con numerosas opciones culturales, como museos y otros espacios de entretenimiento.

  • Base
    El Base es un centro cultural increíble, multiusos, ubicado en lo que en su día fueron edificios industriales dedicados a la fabricación de acero. En estos talleres se puede asistir a diversos eventos y talleres de coworking. Un lugar en el que, además, se organizan fiestas y exposiciones.
  • Mudec
    Situado prácticamente enfrente del Base encontramos esta especie de museo etnográfico dedicado a las diferentes culturas y manifestaciones artísticas del mundo. Aquí podemos admirar hasta 7.000 obras de arte, incluyendo objetos de uso cotidiano, textiles e instrumentos musicales de todo tipo.
  • Armani Silos
    A muy poca distancia del Base y de Mudec encontramos Armani Silos, un espacio en el que el famoso diseñador Giorgio Armani decidió montar la exposición permanente de sus más míticas prendas en una rigurosa secuencia cronológica. El célebre modisto es ni más ni menos que la quinta persona más rica de Italia.

Llegados a este punto, no podemos dejar de recomendarte que eches un vistazo a nuestros mejores apartamentos en Milán, y es que ¿qué mejor manera de conocer la ciudad italiana que alojándose en mitad de un barrio tan carismático como el Quartiere Navigli?

¡Buen viaje!