Nueva York es la ciudad por excelencia, una de las capitales turísticas del mundo. El cine y la publicidad la han convertido, con el paso de los años, en un lugar cargado de magia al que todo el mundo queremos ir. Sus rascacielos, la icónica Estatua de la Libertad, los enormes letreros luminosos de Times Square o el colorido de Chinatown, son símbolos que contribuyen a crear de Nueva York el gran teatro de los sueños de tantos millones de personas.

A pesar del inmenso atractivo turístico de la ciudad, a la hora de planear nuestro viaje a Nueva York nos asalta inmediatamente una pregunta: ¿en qué zona alojarnos? ¿En Manhattan? ¿En Brooklyn? ¿cerca de Central Park o de Times Square? La respuesta a esta pregunta no es sólo una sino que variará dependiendo de nuestros gustos e intereses, por eso queremos orientarte con este artículo. Descubre qué lugares están mejor comunicados, son más indicados para turistas primerizos, para viajeros expertos, amantes de la fiesta y mucho más. ¡No os perdáis nuestras recomendaciones!

Barrios de Nueva York

La ciudad de Nueva York se divide en grandes barrios muy diferenciados. En el centro encontramos la isla de Manhattan, conocida popularmente como la Gran Manzana. Al sur, unida a la isla central por el mítico puente que lleva el mismo nombre se sitúa Brooklyn. Más al sur de Brooklyn, y algo más apartada encontramos Staten Island. El gran barrio de Queens está al este de Manhattan, separado de ésta por el East River, mientras que el mítico Bronx lo encontramos al norte de Queens, casi tocando al norte con los límites de la Gran Manzana.

MANHATTAN

Manhattan es el barrio turístico por excelencia de Nueva York. No sólo por encontrarse en el centro geográfico de la gran urbe sino porque también es el el lugar que concentra un mayor número de atracciones y lugares de interés. Dentro de esta isla de forma alargada encontramos a su vez con diferentes zonas que merece la pena destacar:

Midtown

En Midtown encontramos un gran número de hoteles concentrados alrededor de las calles cercanas a Times Square, la mítica plaza famosa por sus inmensos carteles luminosos de publicidad. Aquí encontramos lugares tan turísticos como la Quinta Avenida, Broadway o el impresionante edificio del Empire State. Como su propio nombre indica, esta zona se encuentra muy céntrica dentro de Manhattan, lo que la convierte en un excelente barrio en el que buscar alojamiento. Las comunicaciones con el resto de la ciudad son bastante cómodas y contamos con todo tipo de servicios de hostelería, transporte o atracciones para turistas.

Central Park: Upper East Side y Upper West Side

Un poco más al norte de Midtown damos con ese cuadrado verde gigante en el mapa que es el mítico Central Park. Este parque cuenta con diversas atracciones, como el parque zoológico o el Metropolitan Museum, además de constituir el principal pulmón verde de la ciudad: un lugar de esparcimiento, ideal para la práctica del deporte o para disfrutar de un agradable paseo en cualquier época del año.

Vista del imponente Central Park desde las alturas

A la zona del mapa que se extiende al este de Central Park se la conoce como Upper East Side, y es un área más bien residencial que cuenta, por supuesto, con todo tipo de tiendas y servicios, aunque a muchos visitantes les puede resultar algo menos entretenida que otros barrios más al sur de la isla.

Algo muy parecido ocurre con el Upper West Side, situado al oeste de Central Park. Un barrio de carácter residencial y de ambiente tranquilo. Su límite hacia el norte viene marcado por el barrio de Harlem, y en él encontramos una importante comunidad judía, de la que dan buena muestra los muchos establecimientos de comida kosher de la zona.

Harlem

Harlem es un barrio de lo más animado, perfecta muestra del contraste entre la vieja y la nueva Nueva York. La cultura latina y la afroamericana están aquí muy presentes, y buena muestra de ello es el mítico Teatro Apollo, con su histórica fachada y que aún alberga importantes eventos de carácter musical. A pesar de que las grandes cadenas de hostelería están progresivamente invadiendo sus calles, el barrio todavía conserva un ambiente único.

Soho

Esta zona, situada dentro de lo que se conoce como Lower Manhattan, mucho más al sur de Central Park, constituye uno de los barrios más cotizados en lo que a alojamiento se refiere. Durante gran parte del siglo XX, sin embargo, esta era una zona de inmigrantes recién llegados en busca de viviendas baratas mientras trataban de abrirse paso en su nuevo país de acogida. En la actualidad el Soho alberga un buen número de restaurantes de moda, así como bares y clubes en los que poder tomar unas copas por la noche. El único inconveniente que pueden encontrar aquí algunos turistas es que algunas atracciones quedan mucho más al norte, y por tanto no tan a mano como en otros barrios como Midtown.

East Village

Este barrio está considerado como uno de los más alternativos de todo Manhattan, con un gran número de restaurantes veganos, estudios de yoga o de tatuaje, además de algunas pequeñas salas de teatro. A partir de la década de los 60 la zona se llenó de artistas atraídos por el ambiente de esta parte de la ciudad, y a día de hoy ha perdido algo de esta esencia, aunque sigue siendo un lugar más que interesante, especialmente animado durante las noches de los fines de semana.

Little Italy

Little Italy es un lugar ideal para un paseo a cualquier hora del día. Aunque la comunidad italiana que le da nombre ha ido menguando mucho con los años aún se conserva un buen número de restaurantes tradicionales italianos que, pese a lo elevado de los precios, merece la pena visitar. Cada mes de septiembre tiene lugar el famoso Festival de San Gennaro que llena las calles del barrio de puestos de comida y de gente con muchas ganas de celebración.

Los amantes de las películas sobre la mafia encontrarán en estas calles el escenario de muchas obras de ficción, como la trilogía de El Padrino, sin ir más lejos. La zona se ha convertido en una gran atracción turística en los últimos años pero no deja de ser un lugar muy auténtico y agradable.

Chinatown

Chinatown lleva ya tiempo comiéndole un poco el terreno a Little Italy. Entrar en estas calles es como aterrizar de pronto en otro continente: puestos de comida por todas partes, pescaderías con productos de lo más sorprendente y tiendas de frutas realmente exóticas. Como barrio en el que alojarnos, quizá no sea de los más tranquilos de la ciudad pero si buscamos un ambiente especial y animado bien podemos elegirlo para vivir una experiencia neoyorquina diferente.

BROOKLYN

El barrio de Brooklyn ofrece una alternativa algo más relajada y menos agobiante, quizá, que Manhattan. Aquí encontramos a su vez diferentes zonas, como Williamsburg, con sus galerías de arte y cafés alternativos, o Redhook donde podemos encontrar alojamiento a precio razonable, además de un gran número de establecimientos gastronómicos y demás servicios de gran calidad. Coney Island, por su parte, transmite un aire nostálgico a antiguo resort marítimo, con su mítico parque de atracciones, el Luna Park.

Típico paisaje urbano en la zona de Williamsburg, en Brooklyn

Y si se trata de dar un paseo en un entorno más verde, a falta de Central Park bueno es el Prospect Park, su equivalente a este lado del East River, con lo que no nos faltará entretenimiento en ningún momento.

QUEENS

A pesar de estar situado en el centro geográfico de Nueva York, el barrio de Queens no cuenta con tanta fama como los de Manhattan y Brooklyn, lo cual no resta valor a una de las zonas con más historia de la ciudad. En el pasado fueron muchos los inmigrantes de origen griego o italiano que se instalaron en estas calles, aunque hoy en día la mezcla es mucho más diversa si cabe.

La zona de Astoria es también conocida como la “Pequeña Grecia”, por el importante legado de esta comunidad. La Greek Tavernas ofrece las mismas deliciosas recetas desde hace décadas y es un excelente lugar en el que saciar el apetito.

Como lugar de esparcimiento cabe destacar un parque: el Flushing Meadows Corona Park, el segundo más grande de toda la ciudad.

BRONX

El Bronx es el único de los cinco grandes barrios de Nueva York que forma parte físicamente del continente norteamericano. Los viajeros que llegan a la ciudad, cuando se acercan a este barrio suelen centrarse en dos de sus principales atracciones turísticas: el zoo y el estadio de los New York Yankees, pero lo cierto es que hay muchos otros lugares interesantes, como el Botanic Garden, con su excelente colección de plantas y flores exóticas. Los amantes del arte también encontrarán su entretenimiento en lugares como el Bronx Museum of the Arts, centrados en obras de artistas locales.

STATEN ISLAND

Todos los días son miles los turistas que llegan a Nueva York lo hacen a través de la terminal portuaria de Staten Island, con las magníficas vistas hacia la imponente Estatua de la Libertad. A decir verdad, la mayoría de estos visitantes conectan nada más desembarcar con el barco rumbo a Manhattan, pero ello no quita que Staten Island cuente con sus propios encantos. Aquellos que se animen a explorar esta parte de la ciudad encontrarán un ambiente diferente, mucho más relajado y con una población menor de la que vemos en los otros barrios. Aquí podemos también visitar la Conference House, museo que ilustra sobre la Revolución Americana.