El consumo colaborativo ha existido siempre, especialmente en centros pequeños, donde los habitantes sacan provecho de sus recursos con vecinos que necesitan disfrutar de un bien sin poseerlo. Como resultado, ambas partes aprovechan los recursos que no tienen y ahorran. Afortunadamente, en los últimos años internet ha ayudado a que estos intercambios sociales se expandan y tengan un alcance mucho más global. Así, a día de hoy, las posibilidades son infinitas, desde alquileres de apartamentos hasta venta de objetos a los que otra persona les sacaría más provecho.

Cada vez hay más compañías que se lanzan a la piscina de la economía colaborativa, tanto empresas nuevas cuya base se centra en este concepto, como otras más consolidadas que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Este es el caso de Allianz, por ejemplo, que ofrece seguros para los alojamientos de Wimdu.

Las páginas basadas en el consumo colaborativo suelen incluir una sección de comentarios y referencias, que son muy útiles para tener una idea de cómo va a ser el servicio. Los usuarios encuentran muy buenas opciones al recurrir a este tipo de servicios, puesto que pueden ahorrar bastante dinero. Además, quienes ofrecen los bienes pueden sacar un pellizquito a final de mes, algo que siempre viene de maravilla.

Y no solo eso: al conocer todas estas técnicas, también se puede ahorrar usando los servicios que proporcionen otros. Por ejemplo, Rosa, que usa Wimdu para alquilar una habitación en su casa de vez en cuando, siempre que viaja se aloja en casas de otros anfitriones, para que su estancia sea muchísimo más económica.

Por eso, desde Wimdu te queremos dar unas cuantas ideas para que te saques un dinerillo extra, que seguro que te vendrá genial. Además de las empresas de las que hemos hablado, échale un vistazo a otras páginas como Uber (transporte), JustPark (aparcamiento) o VoulezVousDiner (comida casera) y ¡sé como Rosa!


Antonio y Rosa viven en el centro de Madrid. Ambos son mileuristas y trabajan en dos empresas que están en San Sebastián de los Reyes. Necesitan un dinerillo extra, pero a Antonio no se le ocurre cómo mejorar su situación.

Antonio en casa Rosa en casa

Éste es Antonio

Antonio tiene 36 años y le gustan los dálmatas, la natación y el jazz. Su madre dice que es más guapo que un San Luis. Vive solo en un apartamento de 60 metros cuadrados y paga 650 euros de hipoteca. Su situación no es especialmente boyante, pero de vez en cuando se puede permitir algún capricho.

Ésta es Rosa

Rosa tiene 29 años y le gustan las croquetas, el fútbol y, aunque le cueste reconocerlo, Camela. Vive también en un apartamento de 60 metros cuadrados con su perro, Calcetines, y paga 650 euros de hipoteca.

Acogida en casa Bienvenida a un huésped de Wimdu
Antonio tiene una habitación extra, que sólo usa cuando lo visita su prima favorita, la de Cuenca. Rosa también tiene invitados a veces, pero de vez en cuando alquila esa habitación extra a través de Wimdu y se saca 35 euros por noche. Suele alquilarla 5 días al mes y conoce a mucha gente interesante.
GANANCIAS: 175 euros al mes.
Antonio perdiendo el autobús Rosa compartiendo su coche con blablacar
Para ir al trabajo, Antonio usa el transporte público. Sin embargo, la combinación no es muy buena y, tras 3 transbordos, 4 corre-que-te-pillo y 3 conciertos de acordeón en el Cercanías, tarda casi una hora en llegar. Gasta 63 euros en el abono transporte. Para Rosa, esa media horita más de sueño es innegociable. Por eso va en coche al trabajo. Gasta 60 euros al mes en gasolina, pero tiene dos pasajeros fijos que conoció a través de blablacar y que le pagan 1 euro por trayecto. Ahorra tiempo y dinero y, además, no contaminan tanto como si cada uno fuera con su propio coche.
GANANCIAS: 80 euros al mes.
Plaza de garaje vacía Rosa alquila su plaza de garaje
Antonio de momento no tiene coche, así que la plaza de garaje que compró con el apartamento está siempre vacía. Rosa aprovecha la plaza de aparcamiento que deja vacía en su edificio mientras está en la oficina y se la alquila a través de WeSmartPark a Maripepa, que trabaja en el centro y una vez ganó un concurso de karaoke en Vallecas. Si alguna vez Maripepa decide hacer las Américas con su fantástica voz, a Rosa le será muy fácil encontrar a otra persona a través de esta plataforma.

GANANCIAS: 250 euros al mes.

Antonio mirando fotos de gatitos Rosa mirando fotos de gatitos con Fon
Antonio tiene internet en casa y, con su tarifa, paga 50 euros al mes. Cuando está en la calle y necesita WiFi, básicamente para buscar fotos de gatitos, va a algún bar con internet y se toma algo conectado a la red. Se toma unos 4 cafés con nata e internet al mes. Rosa usa Fon, una compañía con la que comparte su red WiFi y puede usar el de otros usuarios por todo el mundo. Este mes ha visto 254 fotos de gatitos.

GANANCIAS: 10 euros al mes.

Antonio con comida china Paella con VizEat
Según sus amigos, Antonio hace la mejor tortilla de patatas de todo Madrid, pero le da una pereza terrible ponerse manos a la obra. Por eso, suele pedir comida china mientras ve películas de autor que ni él entiende. A Rosa le apasiona la cocina y le encanta conocer a gente nueva. Desde que descubrió de VizEat, prepara una paella gigante un par de veces al mes y gana 20 euros por cada asistente, que vienen de todos los rincones del mundo y rebañan el plato como si no hubiera un mañana.

GANANCIAS: 100 euros al mes.

Antonio aburriendo a sus amigos Rosa enseñando Madrid con Withlocals
Antonio estudió historia del arte en el instituto y conoce Madrid al dedillo, así que cuando da paseos con sus amigos, siempre les habla de la ciudad y de su historia. ¡Sabe un montón de curiosidades! Rosa es otra enamorada de Madrid y podría recorrer la ciudad con los ojos cerrados. Con Withlocals, aprovecha sus conocimientos y, una vez al mes, les enseña el Madrid de los Austrias a distintos grupos de turistas. Cada turista le paga al menos 20 euros por visita.
GANANCIAS: 100 euros al mes.
Antonio y su bici Rosa alquilando su bici
Antonio utiliza su bici para ir por las orillas del Manzanares algún fin de semana y se cree Induráin. Pero la bici normalmente se siente muy sola. Rosa prefiere ir al Retiro en bici, pero como tampoco la usa tan a menudo, la alquila algunas veces a través de spinlister por 25 euros al día.
GANANCIAS: 150 euros al mes.
Antonio en su trastero Rosa vende su ropa en wallapop
Antonio tiene un montón de trastos que no usa. Sus padres temen que algún día cruce la delgada línea que separa el coleccionismo del Síndrome de Diógenes. Rosa pasa de rollos: si no se pone algo en un año o no usa algún objeto jamás, lo pone en venta en wallapop. ¡Todos los meses vende algo! A veces se saca cuatro duros por alguna camiseta, pero se ha llegado a sacar 500 euros por una máquina de coser antigua que le regaló su yaya Manuela.
GANANCIAS: 20 euros al mes.
Antonio y sus dedales Rosa alquila su trastero con Letmespace
En su trastero, Antonio guarda todo tipo de cachivaches, como su “maravillosa” colección de dedales de bodas reales o los preciosos souvenirs que su prima la de Cuenca le trae de sus viajes. Como vende lo que no usa, el trastero de Rosa está vacío, así que lo alquila a través de Letmespace.
GANANCIAS: 125 euros al mes.
Total de pérdidas Total de beneficios
Quizás Antonio debería utilizar internet para algo más que ver fotos de gatitos y subirse al carro de la economía colaborativa.  Utiliza bien tus recursos, ¡sé como Rosa!